El Hedonista El original y único desde 2011

“Para viajar lejos, no hay mejor nave que un libro”. Emily Dickinson

Menu abrir sidebar

Huele a París

UNIVERSO OLFATIVOFragancias que inspiran para entrar en el otoño

Componentes únicos y embriagadores, de firmas como Lutens, Comptoir Sud Pacifique y Lalique, entre otras.

El cambio de estación puede ser un momento propicio para elegir un nuevo perfume. Las marcas tienen preparadas sus novedades, algunas de las cuales lanzaron poco antes del principio de verano. Hemos seleccionado cinco nombres (Serge Lutens, Comptoir Sud Pacifique, Jovoy, Noème y Lalique), al que añadimos un sexto, el de Hermès, por aquello de que es difícil equivocarse en su gama.

El viaje olfativo comienza en París, aunque bien podría hacerlo en Marrakech, por ser allí donde reside desde hace décadas el nez Serge Lutens. La couche du diable es su última fragancia, de la familia de las orientales, y que sigue en cuando a coherencia creativa la estela de las dos anteriores, L’innommable y Le participe passé. “Prefiero la brasa más que las llamas”, ha señalado el discreto Lutens, refiriéndose a la novedad, en la que se percibe el oud, aunque no de un modo acaparador.

Entre los jardines de las Tullerías y la plaza Vendôme, se halla como hemos señalado en más de una ocasión, la perfumería de nicho Jovoy. Además de los perfumes de otras marcas, distribuyen los suyos, a los que ahora añade la empolvada y floral Touche finale, el último toque que uno se aplica en forma de perfume, y que en este caso llega tras dos años de trabajo de la nez Vanina Murracciole, que ha apostado por la rosa y el jazmín, entre la lista de componentes. En otro establecimiento de nicho, en Sens Unique, la marca “indiscreta” que repara nuestra atención es Noème, que da a conocer un quinteto de fragancias (Divin Part, Atitlàn, Kalahari, Abysse y Naïca). Nos embriaga la última de ellas, no porque incluya la rosa, como Touche finale, sino porque además la combina de lavanda, geranio y cedro.

Quien haya nacido en los 60 y 70, adore el turquesa y haya viajado mucho a la capital gala en los 80, seguro conoce Comptoir Sud Pacifique, que en otros tiempos desarrollara líneas de complementos en el mencionado color, y que hoy disponen de dos tiendas en la capital francesa. Entre sus perfumes aventureros, destacamos el último de ellos, Vanille Café, cuyo nombre ya anuncia los componentes. Tras la amaderada Éclats d’Amandes, que aparte de toques de almendra, incluye canela de Ceilán, arriba esta nueva entrega inspirada por el aromático universo cafetero.

La incursión del gran nombre de la cristalería Lalique en las fragancias no es nada nueva –recordemos que en sus inicios, René Lalique haría multitud de frascos para los perfumes de Coty–. En este caso, frasco y jugo nos llegan ahora en versión femenina, bajo el nombre de Soleil, que se dirige más bien a una mujer joven, intentándola embriagar con componentes florales –dominantes–, así como con lo frutal, más ligero y refrescante.También Hermès se interesa por enamorar a una mujer joven. Ahí está como clara muestra Twilly, que ahora se propone en su versión Poivrée –mucho más acertada que el original–. En un apartado más para ambos géneros, Un jardin sur la Lagune, que naciera poco antes del principio de la primavera, pero que es igualmente perfecta para el otoño que despunta. Alguien señala que Hermès es ideal para los amantes de valores seguros. No anda mal desencaminado, porque en esta Maison hay de todo y para todos; un reflejo a pequeña escala del más que frondoso, y sobre todo oloroso, terreno de la perfumería actual.

www.abrahamdeamezaga.com

17273747576777scroll down

Huele a París

Todo esto
y mucho más
en Huele a París
+