El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Quedamos para un vino

Diseñador gráfico, fotógrafo y coleccionista de arte contemporáneo.Con Pedro Monjardín

El diseñador y fotógrafo charla sobre el vino y su manera de disfrutarlo.

Pedro Monjardín es diseñador gráfico, fotógrafo, coleccionista de arte contemporáneo, viajero y criador de caballos árabes. Quedamos con él para probar Viña Lanciano Reserva 2010, de bodegas LAN.

Este hombre de aspecto exquisito es también el coordinador de los estudios de moda en IADE. En estos momentos prepara su próxima exposición de fotografía y ultima un trabajo de interés social y benéfico en Cáceres: «Algo fascinante en lo que ha trabajado mucha gente regalando su tiempo y su esfuerzo».

A partir del día 19 de mayo se pondrá a la venta una colección de prendas infantiles con el fin de recaudar fondos para DAD, una fundación que defiende los derechos de los niños. Pedro Monjardín se ha ocupado de las lecciones de diseño, las profesoras del IADE del patronaje y los alumnos han realizado la confección de las prendas. «Me parece precioso que todo el mundo se apunte a hacer algo gratis, aportando conocimientos, ilusión y trabajo. Lo recaudado irá a proyectos que tienen que ver con la infancia», afirma.

Quedamos para un vino con Pedro Monjardín en el hotel Villa Magna, en Madrid. El elegido es Viña Lanciano Reserva 2010, la expresión de la filosofía de Bodegas LAN, según la cual únicamente las cosechas más excepcionales pueden destinarse a este vino.

LAN, cuyo nombre surgió hace 40 años de las iniciales de las tres provincias que formaban la Denominación de Origen Rioja (Logroño, Álava y Navarra), cultiva 72 hectáreas de Tempranillo, Mazuelo y Graciano entre la Rioja Alta y la Rioja Alavesa. LAN tiene presencia en otras denominaciones, además de Rioja, como Rías Baixas, donde posee Santiago Ruiz, Rueda y Ribera del Duero, bajo sus marcas Duquesa de Valladolid y Marqués de Burgos. En Rioja, LAN está integrada por LAN Blanco, Crianza, Reserva y Gran Reserva, los vinos de la finca LAN D-12, LAN A Mano, Viña Lanciano y Culmen.

Pedro, ¿desde qué hora te permites tomar un vino?

De lunes a viernes, mi primer vino suele ser con la cena, y ocasionalmente con la comida. Pero los fines de semana me gusta disfrutar de un desayuno tardío y largo, con huevos, tostadas, frutos secos, algo de fruta, jamón… y lo acompaño con vino. Luego me voy a correr.

¿Te parece adecuado el vino asociado a la comida o también solo?

Prefiero que sea siempre picando algo.

¿Desde cuándo bebes vino?

Digamos que desde los 18 años. Me gusta el vino, suelo tomar dos copas diarias, rara vez bebo una sola y nunca más de tres.

¿Blanco, tinto… ?

Siempre tinto. Hay algún blanco que me gusta… pero soy muy de tinto. Y me da igual la comida que haya, sea carne, marisco o pescado, yo prefiero tinto.

¿Eres de los que cambia de vino en la misma comida?

Sí, me encanta cambiar de vino. Y me gusta investigar. Pero también me dejo aconsejar, si me recomiendan uno, lo pruebo encantado. Prefiero cambiar antes que quedarme con la duda o solo con lo que conozco; eso me lleva a descubrir vinos interesantes.

¿Eliges un vino como regalo cuando te invitan a comer o cenar?

Sí, suelo llevar vino, y regalo uno que me guste a mí. Me da igual lo que haya de cena, es algo que nunca pregunto, ni quién va ni lo que hay. Y es un riesgo porque a veces no puedo comer casi nada: soy celiaco, y hay mucha tendencia a los rebozados, empanados…

¿El vino, como bebida social o también en momentos especiales de intimidad? 

El vino pide una conversación, yo lo asocio a la compañía, a una situación agradable…, rara vez lo tomo solo. Cocino poco, pero me gusta acompañar al cocinero o la cocinera y rellenarle la copa, disfruto mucho con las conversaciones de cocina.

¿Tienes buenos recuerdos asociados al vino? 

Sí, muchos. Soy muy de salir al campo y volver junto a la chimenea con una copa de vino en la mano. Recuerdo un placer especial un día que empezó a diluviar mientras montaba a caballo, llegué calado a casa, me cambié la ropa mojada y me senté frente al fuego con un vino. Una sensación muy feliz.

¿Cuántas botellas tienes en casa?

Pocas, suelo contar con un fondo de unas ocho botellas, de alguna marca habitual, segura, y alguna nueva para probar.

¿Qué vinos prefieres?

Me gustan los clásicos de Rioja o Ribera, pero también los pequeños. Hay vinos de Madrid que me encantan, de Cuenca, del Priorato, de Extremadura…, denominaciones pequeñas muy buenas.

¿Repites o innovas?

No soy nada fiel… para el tema del vino, claro.

¿Qué lugares elegirías para tomar un vino?

Junto a la chimenea. Siempre después de un paseo a caballo o una marcha por el campo, es el mejor momento.

5 referencias en vino que nos aconsejes

Dos Ribera del Duero: Alonso del Yerro y Bohórquez; de Toro me gusta Paydos; de Castilla-La Mancha, Verum, que tiene unos tintos maravillosos; me encanta Sandoval, de Cuenca…

Hablemos de este Viña Lanciano Reserva 2010 que estamos bebiendo…

¡Superredondo! No es nada ácido, es un Rioja con cuerpo. Yo hablo de corazón, no tengo ni idea, pero este me gusta mucho, podría empezar con él desde por la mañana, algo que no se puede hacer con los vinos fuertes. Este tiene el cuerpo perfecto…

¿Y la etiqueta? ¿Te importa?

Claro, como diseñador es muy importante para mí. Reconozco que, cuando no sé nada de un vino, me dejo llevar por su imagen, el packaging, la estética… La etiqueta de Viña Lanciano Reserva 2010 me gusta, es equilibrada, me parece que han arriesgado al pisar el nombre de la bodega LAN, que es romper un tabú. Yo siempre les digo a mis alumnos que se puede pisar la marca, si se hace bien. Me gustan las etiquetas grandes como esta, y también cómo respira en medio. La etiqueta es importantísma.

Pedro Monjardín demuestra su gusto por el vino y la conversación, nos habla de su faceta como ganadero criador de caballos árabes desde hace más de veinte años, entre Valdepeñas y Jaén; de su fotografía tan emocional y lo que sufre en la preparación de sus exposiciones; de su pasión por la docencia, de sus proyectos… Pedro Monjardín es un hombre cordialísimo en el trato, de abrazos intensos y mirada cálida. Con una copa de vino o sin ella, resulta una delicia conversar con él.

______________________________________________________________Viña Lanciano Reserva 2010
Notas de cata
A la vista es púrpura brillante. Elegantes notas de frutas rojas y negras en sazón combinadas con toques licorosos, especiados y dulzones, de pastelería así como toques minerales. De fondo se aprecian también matices mentolados y de bosque bajo. En boca tiene una entrada sedosa y amable con un estallido frutal de taninos dulces y bien pulidos. Muy persistente y sabroso dejando un grato recuerdo.

Acompaña a…
… guisos, platos especiados, carpaccios de carne, ahumados y quesos curados. Servir entre 16º y 18º C. Disponible en formatos de 75 y 150 cl.

Quedamos para un vino

Todo esto
y mucho más
en Quedamos para un vino
+