El Hedonista El original y único desde 2011

“¡Si uno conociera lo que tiene, con tanta claridad como conoce lo que le falta!”. Mario Benedetti

Menu abrir sidebar

Al punto

La mezcla de ambos medicamentos, ginebra y tónica, data del siglo XIX9 beneficios de tomar gintonic (de vez en cuando)

Tomado con moderación, nos cura muchas penas y alivia tensiones y estrés, y aporta beneficios.

A esta vieja reina le gustaría tomar un gintonic”.  Así solía pedir su graciosa majestad su bebida favorita; ella, la reina madre inglesa, la quería en una proporción de 9 partes de ginebra y una de tónica. Suave no, desde luego. La señora murió a los 102 años; ¿deducimos por tanto, que el gintonic alarga la vida? Sería excesiva la afirmación. Otro longevo famoso, sir Winston Churchill, decía de este combinado que “ha salvado más vidas que todos los médicos del imperio”. Y razón no le faltaba.

Pero aunque la asociemos con Inglaterra, en realidad uno de los ingredientes de nuestra bebida favorita, la ginebra, la inventó un médico holandés a mediados del siglo XVII, Franciscus Sylvius, más conocido como Franz De Le Boe, que simplemente buscaba un remedio para mejorar temas de saludcomo limpiar las impurezas de la sangre, evitar la formación de cálculos biliares, los trastornos renales y los ataques de gota. Y lo descubrió gracias al enebro, unas bayas diuréticas, ricas en potasio, que conseguían todos estos efectos.  Así nació la ginebra, en una farmacia; pero pronto fue sacada de la farmacia y llevada al bar, convertida de inmediato en una bebida de gran éxito por los inteligentes comerciantes holandeses.

Quizá Franz De Le Boe se inspiró en su coetáneo Nicholas Culpeper, físico y boticario londinense, que decía que las bayas de enebro “son excelentes contra las mordeduras de bestias venenosas; provocan el periodo y la orina, curan la gota, fortalecen el estómago y audan a expulsar ventosidades; excelentes para el flato, el cólico y los dolores de barriga; para la tuberculosis, para la falta de aliento y para la tos; para fracturas, calambres y convulsiones; fortalecen el cerebro, ayudan a la memoria y fortifican la visión, robusteciendo los nervios ópticos; ayudan en la ciática y fortalecen los miembros del cuerpo; para las encías, para almorranas, para matar gusanos intestinales y curar la sarna, la roña y la lepra; deshacen piedras y son excelentes para todo tipo de parálisis y epilepsia, y para todo tipo de penas”. Evidentemente no sería para tanto, aunque algunos de estos beneficios sí están demostrados.

La tónica, el otro ingrediente imprescindible del gintonic, también nació como medicamento; en concreto como medicamento para bajar la fiebre, calmar dolores y tratar la malaria. En el siglo XVIII, María Teresa de Borbón y Vallabriga, la Condesa de Chinchón se curó de esta enfermedad tomando quinina, este fuerte alcaloide antipirético y analgésico, que además aporta energía.

La mezcla de ambos medicamentos, ginebra y tónica, data del siglo XIX, cuando los británicos asentados en India administraban quinina a sus soldados para combatir la malaria, pero era tan amarga que incluso con azúcar de caña resultaba difícil de tragar. Así que alguien tuvo una genial idea de, para hacerlo más agradable, que mezclarla con algo de alcohol. Hicieron varias pruebas hasta que dieron con la ginebra y, para suerte de millones de consumidores, así se socializó esta bebida medicinal, que llegó a España cuando los ingleses ocuparon nuestra querida Menorca, ocupación que duró casi un siglo, y que dejó alguna influencia que otra, pero sobre todo este estupendo combinado. Una de nuestras famosas defensoras de esta bebida, Ana María Matute, decía que el gintonic le daba una lucidez bárbara, y que su médico se la recomendaba. En cambio su hijo sospechaba que se caía a causa de esta bebida. Ella decía que no; que era a causa de las alfombras y esterillas del suelo, en las que se le enganchaba la muleta.

Tomado con moderación, nos cura muchas penas y alivia tensiones y estrés, pero sobre todo destacamos los siguientes beneficios del gintonic:

1- Es digestivo y alivia problemas estomacales. Solemos tomarlo por la noche, pero quizá lo inteligente sea copiar a los ingleses, que lo toman como aperitivo o justo después de comer, para acelerar la digestión, combatir malestares estomacales y facilitar las digestiones lentas y pesadas, tras comidas copiosas. Ahora en verano nos imaginamos el plan: un aperitivo junto a la piscina, bajo el porche, con un gintonic cortito que noa abra el aptetito; o bien sustituyendo a la siesta y animando una tertulia entre amigos.

2- Es diurético y puede ayudarnos contra la retención de líquidos. Contiene bayas de enebro, -diuréticas y depurativas, ricas en potasio y en antioxidantes, relajantes y tonificantes, que nos ayudan a eliminar toxinas-; y cereales, como la cebada -digestiva y laxante, que aporta fibra para el buen tránsito intestinal, disminuye el colesterol y el azúcar en sangre, e incluso tiene unas sustancias llamadas proteasa-inhibidores muy beneficiosas contra determinadas enfermedades.

3- Es un remedio renal para evitar infecciones urinarias y para estimular el drenaje de los riñones, según Franz De Le Boe.  Si además de un gintonic, bebes abundante agua a lo largo del día ayudarás aún más a drenar mejor y te sentirás menos hichado y más ligero.

4- Combate la tos, las gripes y los resfriados, gracias a su poder antiséptico y antiespasmódico, y mejora la salud del aparato respiratorio.

5- Alivia los dolores del síndrome premenstrual.  Nuestras abuelas ya nos recomendaban un poquito de ginebra para aliviar las molestias de esos días. Y a las abuelas hay que creerlas, porque ellas sí que sabían.

6- Puede ayudarnos a aliviar el lumbago y otras dolencias musculares o articulares gracias al poder analgésico y antiinflamatorio de la ginebra. Además del gintonic, hay otro remedio popular de las abuelas, y usado desde siempre, que consiste en tomar pasas remojadas en ginebra para calmar dolores osteo-musculares.

7- Ha sido durante mucho tiempo el remedio más eficaz contra la malaria; y para combatir el escorbuto, provocado por déficit de vitamina C. Por eso los marinos ingleses añadían un poco de lima o limón a sus gintonics, costumbre que se ha quedado instaurada como parte integrante de cualquier gintonic clásico que se precie.

8- Aporta menos calorías que otros combinados de bebidas alcohólicas y ciertos refrescos azucarados. Y este sí es un dato importante a tener en cuenta por los que se precupan de mantener la línea mientras no desean privarse de un buen trago.

9- Otra ventaja es que aporta cero ácidos grasos y cero colesterol, con lo que, insistimos en lo de la moderación, tomado de vez en cuando no altera excesivamente las analíticas.

Para terminar, comentar que todos los benefios expuestos están derivados de los benecios aportados tanto por la quinina como por las bayas de enebro, adivirtiendo de que el consumo de alcohol de manera sistemática perjudica la salud. Por lo que, como en todo, recomendamos hacer un uso moderado de cualquier bebida alcohólica, siendo conscientes de qune gintonic de vez en cuando no hace mal a nadie.

____________________________________________________________
* Mónica Domingo es diplomada en Naturopatía,
Nutrición y Dietética, y Terapias Manuales.
Más información en: Arriluze Terapias Naturales
_______________________________________________

3 respuestas a 9 beneficios de tomar gintonic (de vez en cuando)

  1. carlos arrieta dijo:

    Se puede tomar con 7up

  2. yolanda vivancos dijo:

    Me ha gustado leer todas estas curiosidades y beneficios del gin tonic

  3. Manu dijo:

    Soy de Centro América y gracias a un jefe español que tuve, conocí de esta maravillosa bebida, que desde entonces es de mis favoritas. Ahora que sé de sus bondades, menos que la dejaré de beber.

Al punto

Al punto

Verás cómo vuelves

Miguel de Santos

En las Estaciones de Servicio de Cepsa es posible comprar casi todo lo que necesitas para una comida o cena gourmet. leer

Todo esto
y mucho más
en Al punto
+