El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Bares y lugares

3 (buenas) tabernas en Madrid

Las tres tienen personalidad. Se come y se bebe bien. El que va, repite.

Cuando a Ana Marchessi, consultora de comunicación y relaciones públicas, se le ocurrió organizar la fiesta after party de Armani en una taberna un punto canalla, en el distrito centro de Madrid, alguno frunció el ceño y muchos pusieron el grito en el cielo. No parecía que aquel fuese el lugar más idóneo para reunir a la corte milanesa de Roberta Armani, esa gente guapa, siempre de negro riguroso, acostumbrada a pasearse por el Bamboo Bar y el Club Armani Privé de Milán. La fiesta fue un éxito total y ahora, cada vez que alguien del Imperio visita Madrid, repite en La Ardosa.

Esto es lo que más nos atrae de las tres tabernas que presentamos hoy aquí: son lugares auténticos, donde se mezclan gentes de todas partes, estilos y tendencias. Ni pretenden estar de moda, ni van de nada. Simplemente, son tres bares donde uno está a gusto, bebe y come bien, y le tratan mejor.

Taberna La Ardosa
Victor Díaz Frey regenta La Ardosa desde hace 3 años y tiene un lema: “Trato a la gente como me gusta que me traten a mí.” Por eso aquí la pinta de cerveza de Pilsener Urquell se tira tan bien y el vermú de la casa, del mismo Madrid, es extraordinario; por eso su tortilla de patatas y su salmorejo han ganado varios premios y las alcachofas, siempre de temporada, son las mejores del mundo. Y por eso el joven equipo de camareros que dirige Víctor funciona a toda máquina, sorteando clientes con el bar hasta la bandera, sin perder la sonrisa. La Ardosa nació en el siglo XIX como una bodega donde se almacenaban vinos de Toledo para su comercialización en la capital. Gregorio Monje, y más tarde su hijo Ángel, la convirtieron en taberna y bar. Son los primeros importadores para España de la marca Pilsener Urquell, y el primer importador y distribuidor de la cerveza Guinness. Nos cuenta Víctor que cuando la gente de Guinness llegó a Madrid, a estudiar si daba el visto bueno a La Ardosa para que pudiese servir su famosa cerveza negra, los irlandeses se encerraron en la bodega, que aún existe y está repleta de barricas centenarias, y allí abajo bebieron y comieron hasta que finalmente dieron a La Ardosa el sello de calidad. Aún se conserva el primer grifo de Guinness, el más antiguo de España. Nos encanta pasar por debajo de la barra, casi en cuclillas, y sentarnos en un taburete junto a un gran barril, mientras Víctor nos cuenta lo afortunado que se siente por trabajar en lo que le gusta. ¡Y vaya si se nota!

Juana la Loca
Lo nuestro con la tortilla de patatas es como las guerras de religión: las discusiones sobre cuál es la mejor de España suelen ser apasionadas e incluso alguien puede llegar a las manos. Es un decir. Pero si ahora sostengo que la tortilla de patatas con cebolla caramelizada de Juana la Loca es la mejor del mundo, seguro que alguien se me echa encima. Sea como sea, de vez en cuando bajamos hasta La Latina porque no resistimos ni un minuto más sin volver a probarla. Y si en lugar de uno, nos tomamos dos pintxos, más otro de rabo de toro (deshilachado, en pequeños medallones, con su salsa oscurita y patatas confitadas), nos volvemos andando a casa tan contentos. En total, un ejercicio de 6 kilómetros que compensa esta deliciosa ingesta de calorías. Nos gusta ir entre semana, a mediodía, cuando la cosa está tranquila. Y si se tercia y hace sol, nos quedamos un rato en la azotea de El Viajero. Por cierto, enhorabuena a los dos, Juana la Loca y El Viajero, por sus estupendas webs.

Casa González
La historia de Casa González se remonta a 1931. Parece que desde entonces no haya cambiado nada. La fachada, el antiguo colmado con las vitrinas llenas de quesos y embutidos y conservas de calidad, el ambiente que se respira, como de pueblo, son los de siempre. Nos gusta sentarnos en la mesita junto al ventanal que da a la calle León en pleno Barrio de las Letras, para cotillear quién viene y quién va, con tiempo y ganas de disfrutarlo ante una buena copa de vino y cualquiera de las especialidades de la casa.

Entre semana, con sol y en lugares como estos, uno se reconcilia con Madrid.

Imágenes de Guillermo Iglesias, periodista y fotógrafo.

Bares y lugares

Todo esto
y mucho más
en Bares y lugares
+