El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Bares y lugares

Situada en la calle Almagro, a un paso de Alonso Martínez, destaca por su buen ambienteCiro, la nueva taberna

Reivindica el tapeo de calidad, con productos de primera y un servicio de nivel. Ah, y el precio es otra de las razones para volver. ¡Larga vida a Ciro!

Madrid es esa ciudad que se reinventa cada día. Que tiene espacio para quienes proceden de sus entrañas y quienes llegan de otras partes. Que alberga negocios, bares y restaurantes de siempre, y pone todo de su parte para que la convivencia con lo nuevo sea posible. Sí, Madrid es esa ciudad en la que las cañas se tiran como en ningún otro lado y los camareros conocen y honran su trabajo. Madrid, donde siempre apetece echarse a la calle, ahora, en mayo, mucho más.

Tiene alma hiperactiva y brinda novedades casi a cada instante. Algunos negocios llegan y pasan, sin dejar ningún recuerdo. Otros llevan largo tiempo peleando y se mantienen. Y otros, también recién llegados, apuntan maneras para quedarse ahora y en el futuro. Ciro pertenece a esta última nómina porque es una taberna de nuevo cuño, de estética moderna, pero esencia tradicional. Ciro se mantendrá porque quien la ha levantado conoce de cerca el oficio y ama la hostelería. Y eso se nota, y se agradece.

Hablamos de dos personas. Senén Alcalde, quien ha dirigido multitud de establecimientos tanto en la capital como en otros lugares como Marbella y Londres, y Sergio Rayo, también con una larga trayectoria. El primero eligió el nombre: Ciro, como el de su abuelo, un viticultor apasionado que vendía vino a granel en Rueda. Se han establecido en un local de la calle Fernando el Santo, conocido por haber albergado durante años aquel restaurante llamado Lur Maitea. Como decíamos, Madrid y su capacidad de reinvención.

En esta zona con encanto y mucho movimiento, han puesto en marcha un local que reivindica el alma de las tabernas de toda la vida. Eso sí, en clave actual. Y convence, mucho más, cuando se echa un vistazo a los precios y se toma el primer trago de esa caña tan bien tirada. La decoración nada tiene que ver con un espacio de antaño, ha sido proyectada por el estudio Madrid in Love y es sumamente atractivo.

La oferta se basa en el producto fresco y de temporada siendo la estrella de la casa los encurtidos caseros y las verduras navarras. Para acompañar el vermú de grifo y la caña, sobre la barra hay siempre banderillas que se sirven como aperitivo, gildas variadas de boquerón, anchoa o bonito, pepinillos, tomate, boquerones y otras viandas en vinagre y pimientos y anchoa en salmuera.

A la vista del cliente, canastas repletas de verduras y hortalizas recién traídas por un pequeño productor de Tudela. La temporada marca el ritmo: piparras, ajetes, espárragos trigueros, borraja, cardo, pimiento dulce y tomate que se preparan en ensalada, en guiso, a la plancha o al gusto del cliente.

En Ciro se preparan los platos en el momento y a la vista. La estación de frío está en la propia barra donde se preparan las ensaladas, la ensaladilla rusa, el tartar de salmón, los encurtidos y los ahumados (salmón y sardina).

También hay conservas de primeras marcas, como Frinsa y La Piedad, pescados del día entre los que destaca el Bacalao Ciro, altamente recomendable. Por supuesto, no faltan esos básicos tan necesarios como una buena tortilla de patata o las croquetas, tampoco las albóndigas así como jamón, lomo, salchichón, secreto, pluma y presa ibéricos.

Como buena elección son los arroces al horno de calamares y mejillones, a banda con almejas y de morcilla, setas y espárragos. La oferta se fracciona en ración entera, media y tapa. Y eso, a la hora de probar y compartir, se agradece.

Para acompañar, unos 25 vinos de pequeños productores, que pueden pedirse por copas, por botella o para llevar. Nos gusta Ciro, la nueva taberna de la calle Almagro.

Bares y lugares

Bares y lugares

Bar Gran Siècle, por Laurent-Perrier

Miguel de Santos

Desde el día 15 de octubre y hasta el 15 de enero, ambos incluidos, Laurent-Perrier y el madrileño Hotel Wellington se unen para presentar una exclusiva experiencia en el denominado Bar Inglés del hotel, que verá su nombre modificado estos tres meses. leer

Todo esto
y mucho más
en Bares y lugares
+