El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Bares y lugares

Casa Lobo, una carta infalible

Versátil y con una decoración muy atractiva, resulta ideal parea un picoteo o una cena.

En Madrid no todo es el centro, y otra zona bastante interesante donde encontrar una buena oferta gastronómica en la capital es Arturo Soria. Precisamente, en este rincón privilegiado de la ciudad ha abierto sus puertas Casa Lobo, hermano pequeño de Martinete, Casa Mono y Ateneo. De nuevo es Lázaro Rosa-Violán quien ha puesto su sello en la decoración, y decimos de nuevo porque el interiorista se ha convertido en la estrella de casi toda nueva apertura hostelera en los últimos años. Casa Lobo tiene una estructura peculiar, su fachada es medio circular, dispone de agradables terrazas a los lados, lo que confiere al interior del local mucha luminosidad por el día y un ambiente íntimo, ponen velitas para recalcarlo, por la noche. La decoración es una mezcla curiosamente exitosa: pinceladas british y elementos mediterráneos. La sensación final que llega al cliente es de comodidad absoluta, pero con un toque exclusivo que le aporta mucha identidad.

La carta es infalible, algunos de sus platos son grandes hits de sus hermanos mayores y otros juegan con una cocina sencilla, reconocible, pero llena de matices. Para picotear ofrecen entrantes fríos y calientes, el tartar de salmón o los bombones de foie son un buen ejemplo de la sofisticación y simpleza de sus sugerencias, así como el arroz meloso de pichón o sus croquetas de jamón de bellota, cuyo crujir se escucha desde la otra acera. En cuanto a sus platos principales, continúa con esa línea de cocina moderna que ya tiene un punto clásico. Una especial mención merece sus ravioli de pato, capaces de crear adicción, o sus chipirones rellenos de setas silvestres, que acreditan que el mar y la montaña si se saben mezclar es una maravilla. Si eres de los que te esperas al postre para el Do de pecho final, te lo ponen en bandeja con una selección especial de postres de Oriol Balaguer, sin desmerecer los propios como su torrija de avellanas.

Su carta de vinos es extensa, bien seleccionada con referencias para tintos, blancos, rosados o dulces, incluyendo caldos alemanes, champagnes y cavas. Su oferta para disfrutar de un afterwork tampoco se queda corta y el lugar es realmente propicio para ello.

Bares y lugares

Todo esto
y mucho más
en Bares y lugares
+