El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Bares y lugares

El Club A, de Arzábal

Es un lugar para todos, donde los socios disfrutan de ventajas únicas.

Dos puertas de color negro y tras ellas: algo inesperado. El Club A tiene apariencia de espacio secreto, pero no lo es (o no tanto). Es selecto y especial, pero no exclusivo en lo que a acceso se refiere. Si bien, los socios disfrutan de propuestas y ventajas únicas. Es lo último de los chicos de Arzábal, Iván Morales y Álvaro Castellanos. A quienes posiblemente ya conozca.

Se encuentra a tan solo unos metros de distancia de sus dos locales; esos que, como apuntamos, tan buena fama les han granjeado y que están próximos al Parque de El Retiro. Justo en el número 19 de la calle Antonio Acuña, abrió recientemente sus puertas este club exquisito tanto por su estética como por el servicio, la carta, la selección de champagnes y la coctelería.

El negro define esta elegante dirección en la que siempre parece ser de noche. Su atmósfera es, aunque sea la hora del café y de la sobremesa, muy nocturna. Ayudan las luces tenues y el estilo británico que lo invade. No deje de cruzar su puerta, como le decimos, ni tampoco de visitar los baños. Porque son impecables en todos los sentidos, no solo en la limpieza.

En cuanto a la comida, no es lo mismo que en Taberna Arzábal. Eso sí, la base, como allá, es una materia prima excepcional. A propuestas clásicas que siempre apetecen (croquetas de ibérico, huevo poché con setas encebolladas, coca de sardinas y verduras, por ejemplo), suman bocados japoneses, elaborados en el momento y que también apetecen siempre. Véase atún flambeado con mostaza, pez limón con tocineta ibérica y muchos más.

Si era conocida la afición de esta pareja por el champagne, en su nuevo club se superan. Reúnen 140 etiquetas, servidas en la temperatura y en las copas adecuadas, por supuesto. Las hay por todos (o por la mayoría) conocidas y otras raras perlas procedentes de pequeños productores. La coctelería, en manos del barman Pablo Collantes, pasa por 40 mezclas sofisticadas. Quien busca un trago clásico, encuentra, además, las mejores referencias.

Cabe subrayar que quienes se suman a la nómina de socios (300 euros al año) tienen la oportunidad de ser parte de experiencias exclusivas. Diseñadas solo para ellos y muchas de ellas vinculadas a la gastronomía. Pero todas con una estrecha relación con la buena vida. Que de eso, Iván y Álvaro, saben lo suyo. Y si no nos cree, cruce la puerta.

Bares y lugares

Todo esto
y mucho más
en Bares y lugares
+