El Hedonista El original y único desde 2011

“Para ser realmente grande, hay que estar con la gente, no por encima de ella.”. Montesquieu

Menu abrir sidebar

Bares y lugares

Nueva carta y nuevas propuestasEl Escondite de Villanueva

Con un espacio recién renovado, este gran conocido del Barrio de Salamanca en Madrid sorprende con una grata puesta al día

Hace unos diez años este ‘escondite’ abrió su puerta y pronto dejó de ser tal para convertirse en habitual punto de encuentro de gente de la zona. Corbatas a mediodía dando buena cuenta del menú casero, vinos de tarde, cenas de amigos. Diez años que han dado para mucho, entre los que no ha faltado una mudanza, y que celebran con una renovación total de imagen y propuesta.

Con este reclamo nos acercamos a conocer el ‘nuevo’ Escondite de Villanueva, y encontramos una bonita, acogedora y fresca puesta al día. Desde la calle, una discreta e integrada terraza ya anunciaba cambios. Cierto. Algunas cosas han cambiado pero otras aplaudimos que no haya sido así, como su estupendo menú del día o su selección de siempre recomendables hamburguesas.

Entre lo que sí, que también aplaudimos, un espacio de tonos cálidos, abierto, con espejos y originales lámparas. Azules, blancos y grises. Vetas de mármol y metal. Una dinámica zona de barra con mesas altas y una sala donde acomodarse. Algo que, por supuesto, hicimos.

Nos acomodamos dispuestos a descubrir qué ofrecía la puesta al día, esta vez a nivel gastronómico. Y nos encantó ver que entre clásicos revoloteaban platos como pan bao de pato pad thai con hoja de miso y ali-oli de tamarindo –un muy de moda bocadillito al vapor que parece haber llegado con fuerza- un falso risotto con boletus y trufa o unos tacos pastor de pollo de corral. Decidimos arrancar con una fresca ensaladilla con langostinos y pan de cristal para continuar compartiendo unas gyozas con salsa ponzu, un sándwich milanesa de pollo de corral con aguacate y honey-mustard y el sabroso bao de pato. Cerramos con recuerdos de infancia a base de tarta de cumpleaños con chocolate.

Y velas no soplamos pero sí celebramos un fresco cambio de aires y una renovada carta. Su tiramisú y su Black Velvet de Celicioso pensadas especialmente para celiacos, su nueva terraza y su amplísimo horario. Esa carta de desayunos y meriendas que cualquiera querría cerca de su trabajo o la oferta en coctelería que coge el ritmo cada día desde la tarde hasta entrada la noche. Sin olvidar sus contenidos precios.

Etiquetas

Bares y lugares

Todo esto
y mucho más
en Bares y lugares
+