El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Bares y lugares

Platos recién incorporadosLo nuevo (e imprescindible) de Beker6

Porque regresar a esta restaurante madrileño siempre es motivo de felicidad.

Ha sido una de las aperturas de los últimos tiempos y le queda largo recorrido. Porque nos gusta regresar a los restaurantes donde fuimos felices, volvemos a Beker6 dispuestos a degustar algunos de sus nuevos platos. Y añadimos el placer de tomar dos de sus postres también recién estrenados. Incluso quizá no seamos capaces de resistirnos a sus ya clásicos. 

Lo haremos acomodados en una de sus codiciadas mesas. No son muchas y es imprescindible la reserva. O nos quedaremos en su barra donde también se puede disfrutar de toda la calidad que brinda este restaurante.

Para abrir boca, cecina de buey de San Andrés de Rabanedo y, dado que ya es tiempo de caza, unas crujientes y cremosas croquetas de perdiz. Sí, hemos de decirle, querido lector, que si probó las de jamón y cayó rendido, sepa que, de momento, no las elaboran. Será cuestión de tiempo…

Aunque el frío todavía no ha hecho acto de presencia, nuestra atención se fija en la sopa de cebolla. Sí, en ese plato que, poco a poco, se hace sitio en las cartas y que para muchos trae recuerdos de escapadas parisinas o de la casa materna. ¡Ay, la cocina y su poder evocador!

Como apetecibles son la sopa de pollo, trigo y yogur, o el caldo de perdiz. Sin pasar por alto la verdura de temporada rehogada a la antigua o la musaka. Todos ellos nuevas creaciones del chef Álvaro Rodriguez Cano, que imprime sus raíces armenias.

Continuamos con pechuga de pintada marinada en yogur con ensalada de frutos secos, y si nuestro apetito hoy desea un buen guiso, entonces resulta de obligada degustación el ragout de venado con remolacha y bayas.

Otro de los ganchos de este coqueto restaurante es su oferta de platos de día y de noche. Entre los primeros, los lunes toca lentejas viudas; los martes, se mantiene el escalope a la vienesa; los miércoles se saborea una sopa india, mulligatawny; un día después, coq au vin, como se venía sirviendo hasta ahora; viernes, patatas guisadas con sobradasada y miel; y por último, el sábado, no varía la oferta, ni resulta necesario porque se trata de ese plato que merece un monumento y que no es otro que los huevos benedictine.

En cuanto a la noche, el primer día de la semana es el momento de tomar crema verde con huevo poché y parmesano; martes, una propuesta más fresca, esto es, ceviche del pescado del día; miércoles, se mantiene la tortilla francesa rellena de bechamel ligera de pollo y cigalitas, para demostrar que no es una receta aburrida; y el jueves también continúa el afamado sándwich de bogavante.

Entre los postres, nos atrevemos con dos novedades como el arroz con leche al aroma de cardamomo y los profiteroles con salsa de chocolate. Aunque nuestra mirada se girará hacia las mesas que han pedido esa naranja con su cáscara confitada, cuyo aroma percibimos y cuyo sabor, delicado, rememoramos.

Dado que hemos vuelto a Beker6, quizá no podamos resistirnos a degustar, de nuevo, el curry rojo de pescado blanco y almejas con arroz jazmín, o quizá su fantástica hamburguesa. Porque las novedades siempre son una buena excusa para reservar, pero los clásicos no lo son menos.

Bares y lugares

Todo esto
y mucho más
en Bares y lugares
+