El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Bares y lugares

Taberna La Emualda, en Madrid

Productos de proximidad, calidad y precios razonables al lado del Retiro.

La gastronomía que se cuece en Madrid abarca un gran abanico de opciones provenientes de los más diversos lugares de España y del mundo, sin embargo pocos son los nuevos establecimientos que se centran en la cocina más castiza, en aquellos platos que están en la memoria de los más chulapos de la capital. Israel Arroyo ha querido romper esta tendencia apostando por una revisión de los fogones madrileños, de la mano de su chef Samuel Pascual. Nace así La Emualda, a las puerta de El Retiro, porque ya que nos poneos castizos lo hacemos bien.

Lo primero que atrapa de La Emualda es su decoración, obra de Kurva. Un entorno cálido, de madera, que se asemeja a una cabaña moderna, donde se juega con certeza con el pasado, el presente y la nostalgia vintage; una bombonera con espacios íntimos para tomarse un gin tonic, o reservados casual donde reunirte con los amigos y pasar una velada de las de mucho brindar y picotear. No podía faltar una amplia barra donde pasar las horas recorriendo sus raciones, ni una cocina vista donde cotillear el buen hacer del equipo.

Sorprendentemente, no nos encontramos con esa premisa tan bonita que es la cocina de temporada, aquí se apuesta por la de proximidad. Sus productos son traídos de pequeños productores en alza de la Comunidad de Madrid, lo que aporta calidad y autenticidad. Sabores genuinos que alcanzan cotas nuevas, consiguiendo algo tan difícil como que lo que has comido siempre te vuelva a sorprender. Como ejemplo tendríamos que destacar sus albóndigas de pollo a la pepitoria, sus caracoles a la madrileña, su rabo de toro, sus callos, sus croquetas (de bacalao, cocido o jamón y huevo) o sus calamares Plaza Mayor, grandes referentes de la gastronomía madrileña que bordan. Si quieres indagar en los productos de la zona: cecina de Colmenar del Arroyo con lascas de queso viejo y encurtido de alcachofas, degustación de quesos de La Cabezuela, huevos rotos con boletus de Monte Abantos o un asadillo de pimientos y ajos encurtidos de Chinchón con ventresca. Imprescindible, no hay quien lo pruebe que no se quede dos segundos completamente anonadado, su paté de mejillones con patatas La Azucena, de las pocas fábricas de patatas fritas que quedan en la ciudad. Una maravilla.

La oferta de bebidas no podía quedarse a la zaga de tanta atención por el producto típico de la capital, así que la cerveza que reina en la barra es Mahou ¿podría ser de otra manera? Y los vinos, aunque la oferta de nacionales es deliciosa, se rinden ante caldos de la tierra como La Bruja Avería, Labros 2012, El Rincón 2008 o Heredad Torresano 2009, entre otros. De volver a ponerse de moda el chotis, seguro que sería en esta taberna donde encontraría el escenario perfecto, baldosas y arte no le faltan.

Precio medio: 25 euros. Abierto de lunes a sábados.

Una respuesta a Taberna La Emualda, en Madrid

  1. luis dijo:

    Si, podría ser de otra manera!!!
    En Madrid tenemos muchas marcas de cerveza de mil veces más calidad que Mahou: La Virgen, Lest, Mustache, La Cibeles, La Quince…
    Mucho más acorde a la calidad que pretenden.

Bares y lugares

Todo esto
y mucho más
en Bares y lugares
+