El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

En la despensa

Calidad.Aceite Sahita

De oliva virgen extra, también con chocolate.

En el corazón de Extremadura, en la finca llamada La Sahita, con más de 200 años de antigüedad, se produce buen aceite 100% virgen extra. Sobre el pan o en diferentes platos, es una delicia. Y con chocolate, un placer absoluto.

El suelo y el clima, con inviernos fríos y veranos cálidos, son las condiciones idóneas para el buen cultivo de más de 30 hectáreas y 50.000 olivos. Es superintensivo y mecánico para asegurar el mínimo tiempo entre la recogida y su molturación. Eso y la calidad en todo el proceso.

De forma automática, se recoge sólo la aceituna del árbol, sin dañarla y en el mejor momento de maduración posible, es decir, máximo afrutado y mínima acidez. Así, no toca el suelo ni sufre golpes.

Cada año, se recogen 350.000 kilos de aceitunas. Y en apenas 48 horas, se obtiene el aceite, que es puro zumo de oliva. Tan solo cuatro horas después de la recolección, se molturan en la almazara para evitar pérdidas organolépticas y de calidad.

Las variedades de este aceite de oliva virgen extra son arbequina, morisca, hojiblanca y picual. Ahora presentadas en botellas de cristal lacado en negro, que protege el contenido de la luz y garantiza todo su sabor y aroma durante más tiempo. Tenerlas todas en la cocina permite que, por ejemplo, cada mañana el desayuno sea una pequeña tentación.

Arbequina es un aceite delicado, de color amarillo brillantes. Es incluso dulce y con aroma a almendra. Se trata de la elección idónea para quienes prefieren sabores suaves. Es perfecto como ingrediente de salsas y en repostería, a la hora de elaborar bizcochos y magdalenas.

La segunda variedad, morisca, es equilibrada, con aromas herbáceos y vegetales. Se distingue por su amargor y picor suaves y con ella se elabora la crema Olicrème, tan apetecible sobre pan. Picual es más intenso y hojiblanca, suave.

La variedad picual no solo se puede adquirir en botellas de diferente tamaño sino que, además, acompaña las guindillas riojanas y los tomates secos que comercializa Sahita.

No se conforman únicamente con lo salado y, en colaboración con maestros chocolateros, crean chocolate al 70% en cacao elaborado con aceite de oliva virgen extra de la variedad Arbequina y con aceitunas liofilizadas o pipas tostadas.

También presentan bombones rellenos de olivada o aceite y originales chupitos de chocolate con oliva liofilizada, sal o chile rojo. Estos últimos se acompañan de una pequeña botella y al añadir el aceite, en boca brindan una explosión de sabor.

Porque aceite y chocolate de calidad combinan a la perfección.

En la despensa

Todo esto
y mucho más
en En la despensa
+