El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

En la despensa

Dos referencias, Chardonnay y GarnachaArbayún, vinos brillantes

Las uvas proceden de viñas de la zona de Baja Montaña, situada en Liédena, Navarra.

Detrás de esta nueva etiqueta se encuentra un enólogo de extensa reputación. Es Fernando Chivite quien ha creado algunos de los mejores vinos de nuestro país y ha sido parte de renombradas bodegas. Arbayún, de Bodegas Baja Montaña, en Navarra, es su último proyecto, quizá el más íntimo y personal. Al que ha decidido dedicarle su tiempo y pasión, y no imprimirle prisas, solo mimo, artesanía. Sus dos referencias, el blanco y el rosado, son dos vinos contundentes.

El lugar elegido no es casual. Porque la carrera de Chivite, que suma casi 40 años, ha estado estrechamente vinculada a la zona de Baja Montaña, a los pies de los Pirineos navarros. Se trata de un enclave especial, ubicado entre la Foz de Lumbier y la de Arbayún.

De allí, de las viñas de Liédena y de sus alrededores, que él tan bien conoce, ha elegido dos uvas tan características como la chardonnay y la garnacha. De allí, cómo no, toma el nombre con el objetivo, además, de declarar un estrecho vínculo con el terruño.

Hablamos de una comarca vitivinícola virgen, con vestigios de vides de más de 2000 años de antigüedad y que se caracteriza por una viticultura tradicional, sostenible y respetuosa con el medio ambiente.

La pluma que aparece en las etiquetas tampoco es casual. Dada la gran riqueza de la zona, está declarada Reserva Natural para proteger a la mayor colonia de buitres leonados de Navarra. De ahí la pluma, la de esta ave rapaz.

Situadas sobre suelos pobres, bien drenados, profundos y aptos para la viticultura tradicional, las viñas de las que proceden tanto el blanco como el rosado son de baja fertilidad y rendimiento. Características que producen la calidad de unas uvas que son tratadas con mucho mimo y vendimiadas a mano. El resultado son dos vinos jóvenes y frescos, sin artificios, criados sobre sus propias lías durante seis meses.

Elaborado con uvas asentadas en las mejores terrazas terciarias de la zona y vendimiadas durante la última semana de septiembre, Arbayún Chardonnay 2014 es un blanco brillante que, gracias a su crianza sin madera y a su corta maceración en frío, tiene el cuerpo y el carácter que caracterizan los chardonnay de las más nobles producciones.

En nariz presenta notas florales y a nuez fresca y en boca, es complejo y compacto, con un final largo y recuerdos a cítricos y minerales.

Arbayún Rosado Garnacha 2014 es la reinterpretación actualizada del rosado tradicional navarro de garnacha. Elaborado con una breve maceración previa de los hollejos en frío para extraer sólo los aromas más delicados de la variedad, tiene un tenue color rosa pálido, joven y sin evolución que demuestra ese trato exquisito que el enólogo le da a las uvas.

En nariz es delicado y presenta ligeras notas florales y a frutas silvestres. Su entrada y paso en boca cuenta con un buen volumen, matices frutales y alguna nota amarga agradable que acentúa su complejidad.

La que se encuentra ya en el mercado, por el precio de 9 euros, es la primera añada de dos vinos de edición limitada. Tan solo se han producido 13.000 botellas de Arbayún Chardonnay y 26.000 del rosado.

Lo nuevo de Fernando Chivite, dos vinos brillantes.

En la despensa

Todo esto
y mucho más
en En la despensa
+