El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

En la despensa

Can Bech, just for cheese

Son conservas de frutas, jaleas, salsas y chutneys. Cinco de ellas maridan con quesos y son excepcionales.

Just for cheese es la línea de cinco salsas dulces para maridar con diferentes quesos. Es de la casa catalana Can Bech y son, de la primera a la última, una delicia. Busquemos el queso adecuado, destapemos el tarrito y que se pare el mundo, que se pare…

Can Bech es una empresa situada en Fontanilles, en el Empordà. Aseguran que trabajar a pequeña escala y en el lugar en el que se sienten a gusto les permite tener la medida para dirigirse al mundo sin perder la esencia de lo que hacen. Sin duda, se trata de una magnífica forma de ser y estar concretamente en países como España, Australia, México, Brasil, Suecia, Bélgica, Alemania o China. Si lo han conseguido es porque sus productos son deliciosos.

Hablamos de conservas de fruta, jaleas, chutneys y salsas. Todo comenzó en el restaurante que la familia Bech abrió en 1981. Pronto uno de sus postres, el ‘recuit de drap’, elaborado con queso fresco de leche de oveja e higos confitados, se convirtió en el favorito de la clientela. Y ésta pidió poder llevarse esos fabulosos higos a casa. Empezaron a conservarlos en fracos de cristal y a venderlos. De ahí, de Cataluña, pasó a comercializarse en el resto de España y en algunos países de Europa. La culpa de esta historia fue, por tanto, de unos sencillos higos confitados.

En la actualidad, la gama es amplísima, pero, por nuestra parte, nos quedamos con la línea Just for cheese. Es decir, su maravillosa selección de salsas dulces pensadas para acompañar nada más y nada menos que a diferentes familias de quesos. ¿Es o no es una irresistible tentación?

Se trata de combinaciones sensatas (sí, han leído bien, decimos sensatas porque en ocasiones esta cualidad se olvida) y exquisitas a base de frutas, frutos secos y especias procedentes de los cinco continentes. Por ejemplo, higos negros con nueces de macadamia y pimienta de Jamaica para maridar con los quesos azules; melocotón y albaricoque con bayas de Goji y cardamomo de Guatemala para los de pasta blanda y corteza enmohecida tipo brie o camembert.

Para los frescos y tiernos, tipo mozzarella o feta, frambuesa con pétalos de rosa y pimienta de Sichuan; y para los curados, manzana golden con pistachos de Turquía y canela de Sri Lank. Todavía queda una quinta posibilidad: para los quesos de corteza lavada, es decir, Munster o Taleggio, uva negra con almendra laminada de Mallorca.

Hoy que cada vez se consume más queso y que adquirir diferentes tipos no resulta tan complicado, recurrir a especialidades como las de Can Bech permite saborear este rico alimento descubriendo aromas y sabores. Sin nada más o con pan, fruta, frutos secos… es un bocado maravilloso, lo sabemos, y acompañado de estas propuestas muestra otro lado asimismo perfecto.

Son naturales, dulces y están perfumadas sutilmente; en su elaboración se tiene en cuenta la textura adecuada a cada queso. No esconden sabores, sencillamente los acompañan y realzan. Traen recuerdos y nos hacen creer, todavía más, en que el queso es uno de los alimentos más exquisitos que podemos hallar. ¡Ay de quienes decidieron que no les gustaba!

Una respuesta a Can Bech, just for cheese

  1. La verdad que son un ‘productazo’. Su presentación, la combinación con diferentes tipos de quesos…

    Nuestra recomendación… un queso cántabro como el Picón Bejes Tresviso con la salsa dulce de higos o un queso Idiazabal con la salsa dulce de manzana ;)

En la despensa

Todo esto
y mucho más
en En la despensa
+