El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

En la despensa

La tendencia 'streetfood' en alza#cheesestorming en Medina del Campo

Hasta el 15 de septiembre, en Medina del Campo, una propuesta callejera que huele y sabe, a queso.

Hoy que nos comunicamos con ese símbolo, #, supuestamente en forma de almohadilla, y que con vocación global escribimos etiquetas. Hoy que la comida viaja y se sirve en camión, hoy, sí, y hasta el 15 de septiembre, una localidad castellana como Medina del Campo se suma a la corriente streetfood. Apunten el siguiente hashtag: #cheesestorming.

Es posible porque alguien cree en estas iniciativas y las impulsa más allá de las ciudades. Nosotros ya conocíamos el afán emprendedor y deslocalizador de Rubén Valbuena. De él, ese joven amante del queso que dejó atrás una vida para adentrarse en otra gastronómica y apasionante, nos creemos casi todo.

Hace tan sólo dos ó tres años, oíamos acerca de sus primeros quesos, los de Granja Cantagrullas, un proyecto familiar que fundó en el municipio en el que reside, Ramiro. Entusiasta y dueño de una autonomía digna de alabanza, Valbuena parece no asustarse ni ponerse límites.

Y así, con la compañía de esas personas que verdaderamente importan y comparten creencias, véase su esposa Asela, su sueño creció. No tardando, llegaría la Quesería de Conde Duque, una dirección a la que nuestros pasos se dirigen con frecuencia. Para ello, buscó y encontró a socios tan convencidos del proyecto como él, he ahí Juan Carlos Hernández, de Los quesos de Juan, y Álvaro Carral Sáinz, de La Jarradilla, y sus respectivas parejas, Sandra y María Eugenia.

Rubén se dio cuenta de que la pasión por el queso vive un momento álgido, que el interés que despierta su producción artesanal y sus posibilidades favorecen proyectos como el suyo y, claro, la inspiración hizo el resto… Tanto que hubo una tormenta de queso.

Surgió #cheesestorming o lo que es lo mismo, un contenedor marítimo transformado y adaptado, por el Estudio Picado de Blas, que alberga una sencilla cocina para elaborar bocatas con ingredientes de productores artesanos de la comarca. Rubén, tipo inteligente, vuelve a aliarse con quien adora la transgresión: Los quesos de Juan y Quesería Cultivo.

Ellos han puesto la materia y algunos chefs con los que colaboran han sugerido las recetas. Prima la sencillez para que el queso sea el verdadero protagonista. Y así, compartir un simple bocadillo de queso fundido acompañado por una cerveza o sidra, claramente artesanas, se convierte en la excusa perfecta para acercarse hasta las tierras de Valladolid.

Sí, ahora funciona lo efímero, los propuestas culinarias o comerciales que se mueven, que duran un tiempo concreto, pero también importa que lo bueno sea conocido aquí y allá, y los impulsores de esta idea barajan ya nuevos destinos. Ellos buscan aparcamiento para que su contenedor se establezca en otros puntos de la geografía española durante dos meses.

De momento, las coordenadas para asomarse a su mostrador, disfrutarlo en primera persona y respaldar que la transgresión es tan necesaria como la mesura, no son otras que las de la plaza de las Reales Carnicerías, en Medina del Campo.

1828384858687888scroll down

En la despensa

Todo esto
y mucho más
en En la despensa
+