El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

En la despensa

De buenos quesos (y pasteles)

Quesería Conde Duque es un espacio que huele a gloria y que reúne los quesos de pequeños productores.

La Quesería de Conde Duque o el proyecto de tres familias amantes del producto. Sus quesos, su mantequilla y los pasteles de Home Cake son las mejores bazas de este novísimo punto de venta de la zona de Conde Duque, en Madrid. Eso y la tarea de difusión que realizan ante cada cliente que cruza la puerta.

Conocimos a Rubén Valbuena y su Granja Cantagrullas un mes de junio en La Rioja. Nos gustó su valentía al defender los quesos que elaboraba con la leche de ovejas de raza castellana, en un pequeño pueblo llamado Ramiro. Sigue viviendo allí junto a su mujer Asela y sus cuatro hijos. Pero ahora, viaja con frecuencia a Madrid. Y es que este joven atrevido que llamó a puerta fría a los mejores restaurantes -para los que, hoy por hoy, elabora quesos a medida- se ha vuelto a liar la manta a la cabeza. Lo ha hecho junto a otros dos ‘locos’: Juan Carlos Hernández y Álvaro Carral Sáinz. Junto a ellos y a sus parejas: Sandra y María Eugenia, respectivamente.

A los seis les unía la pasión por el queso y la voluntad de sacar adelante un proyecto familiar. Rubén lo pelea en Valladolid; Álvaro con sus quesos La Jarradilla, en Cantabria; y Juan Carlos a través de su tienda de Medina del Campo, llamada Los Quesos de Juan. Tenían muchas cosas en común, entre ellas, la certeza de que la distancia entre el cliente y el productor es abismal.

En su opinión, queda una ardua tarea en lo que a difusión y educación se refiere. Porque vivimos un momento en el que el producto es fundamental –o eso dice todo el mundo- pero no conocemos a las personas que están detrás. De ahí nació esta dirección suculenta que tiene como otro pilar fundamental apostar por un precio razonable para todas las partes: el productor, la tienda y el consumidor.

Tras el mostrador, estas tres parejas (que no descuidan sus particulares negocios y que se turnan en el nuevo proyecto) cuentan los nombres y apellidos de cada uno de los quesos que tienen a la venta. Son unas 40 referencias de las que explican qué les da carácter y el porqué de su singularidad. Aclaran las dudas sobre lo que es y debería ser un buen queso. Porque, ‘obsesionados’ por la trazabilidad, conocen la elaboración de cada queso, paso a paso. Y, claro, así lo defienden con pasión.

No se quedan en el mostrador. Ultiman el calendario de talleres, cursos y catas que tendrán lugar en la trastienda. Allí, han construido (con sus propias manos y recursos) un gran espacio para dar voz a esas familias y artesanos que, como ellos, abogan por la autenticidad. Asimismo abrirán sus puertas a grandes chefs con los que les une esta particular cruzada por el pequeño productor y que, a través de sus recetas, les apoyarán en esa labor didáctica.

Y precisamente en la parte de atrás, el aroma a queso se mezcla con la dulzura de los bollos de Home Cake. Los elaboran los integrantes de la Fundación Apai y son galletas escocesas, tarta de zanahoria o de limón y otras delicias.

Quesos, bollos y mantequilla. Así es la Quesería Conde Duque, donde más de uno desearía vivir.

3 respuestas a De buenos quesos (y pasteles)

  1. ¿Qué decir del “Divirin” de La Jarradilla?.No tengo palabras.

  2. Roberto dijo:

    Por fin un lugar para los amantes del queso, del buen hacer y del mejor comer ; donde poder ejercer un consumo responsable, contigo mismo y, por ende, con los demás.
    Porque no hay mayor acción política que elegir dónde gastar el producto de nuestro trabajo. Enhorabuena y gracias.

  3. notengo dijo:

    Otra tienda para hipsters invadiendo mi viejo barrio. Harto estoy.

En la despensa

Todo esto
y mucho más
en En la despensa
+