El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

En la despensa

Elasun, ricas mermeladas

Tomate rosa de Barbastro, melocotón de Calanda o mostillo son algunos de sus estupendos sabores.

Elasun son las mermeladas que dos mujeres del municipio oscense de Barbastro, llamadas Elena y Asun, elaboran desde hace una década. La gama de sabores es sorprendente y no utilizan colorantes ni conservantes artificiales. Se trata de un ejemplo más de personas entregadas y dedicadas a un oficio que aman. Ésa es la clave del éxito.

Elaborar una mermelada no es una tarea muy complicada. Suele ser una propuesta que a los niños les encanta, después de recoger moras en una tarde de septiembre. Además de fruta, si se le añade cariño, el resultado suele ser perfecto. Elena y Asun disfrutaban de este entretenimiento hasta que decidieron convertirlo en su trabajo, en Mermeladas Elasun. Sabían que mermeladas había y hay muchas en el mercado, pero la mayoría eran parecidas. Ellas decidieron aportar una nota muy imaginativa a la hora de combinar ingredientes y formular deliciosos sabores.

En la actualidad, elaboran hasta 24 referencias. Ha sido fruto de largas horas experimentando, siempre con ingredientes de primera calidad y sin colorantes ni conservantes artificiales. Cuando comenzaron tenían tanta energía que les sobraban las ideas. Por ejemplo, pegar un florecita en cada bote. Esta tarea, como todas las demás, véase la comercial, la desempeñaban ellas hasta que llegaron, según sus propias palabras, “los ángeles salvadores del centro de terapia ocupacional de Barbastro que se encargan de decorar cada envase”. Porque pegar una ó 20 florecitas puede resultar divertido, pero no si cada día son 500 o más. Desde el principio, además, les acompaña otra mujer llamada Ángela, que les ayuda en multitud de labores, por ejemplo, en etiquetar manualmente.

La mermelada de tomate rosa de Barbastro, un producto que cuenta con Denominación de Origen y que es realmente apreciado, ocupa el número uno de las ventas. También resulta muy atractiva la de melocotón de Calanda y la de fresones. Albaricoque, higos o naranja amarga son otras sugerencias para quienes prefieren los sabores tradicionales. O la de mostillo, un postre tradicional de Aragón con el que se aprovecha el mosto de vino y al que se añade pieles de naranja, higos secos, nueces, canela y poco más. Su textura es parecida a la del membrillo, aunque ellas lo convierten en mermelada.

Otros sabores son: limón y jengibre, vino tinto, cebolla, pimiento rojo u otros más atrevidos como limón con espumoso y chocolate. Su textura es muy cremosa y sugieren el maridaje con platos de pato o ciervo. Si bien, como casi todas las mermeladas Elasun, resulta tan sencillo como tomar una rebanada de pan o un bollo y ponerle su toque dulce. ¿Existe algo más rico?

En la despensa

Todo esto
y mucho más
en En la despensa
+