El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

En la despensa

Finos Palmas 2014

Lo de los finos es cosa aparte. Lo de estos cuatro, un lujo que merece la pena probar.

Elegantes, punzantes, con carácter… estas cuatro joyas enológicas de Bodegas Tío Pepe son el resultado impecable selección y clasificación en bodega. Su nombre es Colección Finos Palmas 2014  y prometen muchas satisfaccciones.

Son el resultado de un verano suave, en el que predominaron los vientos atlánticos de poniente. Un buen verano tras el que Antonio Flores, enólogo y master blender de Bodegas Tío Pepe, ha preseleccionado las botas en las que el vigor de la “flor” ha otorgado un intenso carácter a fino. Posteriormente se dio el paso de la clasificación en bodega, en la que tiza y venencia han sido las protagonistas elegidas para la cata final, tras un incesante ir y venir por las centenarias Bodegas de La Constancia, La Cuadrada o La Reservada en busca de los Finos Palmas.

El origen del nombre
Para entender estos finos hay que entender de dónde procede su nombre. Porque ¿qué son las Palmas? Son denominaciones que, como define Manuel María González-Gordon en el libro Jerez-Xerez-Sherry, “se aplican a aquellos vinos finos de Jerez que se distinguen notablemente por su limpieza, finura y delicadeza en el aroma, y el número de palmas es proporcional a su grado de vejez”. Esta definición es la mejor que describe esta tipología de vinos, prácticamente en desuso y que González Byass recupera en la Colección de cuatro Palmas. Es el resultado de una cuidadísima labor de selección y clasificación por tiempo de vejez y finura de los mejores finos.

Las Palmas una a una
Una Palma. Tras una prolongada crianza bajo el velo de flor, Fino Uno Palma, procedente de 3 botas, es el fruto de la selección en bodega en busca del carácter a fino.
Dos Palmas. Este fino representa el vino vivo en su máxima expresión. Procedente de la selección de 2 botas, es fruto de la larga crianza biológica.
Tres Palmas. Tras largos años de vejez, Tres Palmas conserva el estilo y el carácter de Tío Pepe. Procedente de la selección de una bota, este fino amontillado lleva la “flor” al límite.
Cuatro Palmas. Es un Tío Pepe llevado al extremo, la tiza del capataz marca la bota escogida. Procedente de una sola bota, finura y elegancia son protagonistas en este amontillado viejísimo.

En la despensa

Todo esto
y mucho más
en En la despensa
+