El Hedonista El original y único desde 2011

“Para ser realmente grande, hay que estar con la gente, no por encima de ella.”. Montesquieu

Menu abrir sidebar

En la despensa

Chocolates de alta calidad e ingredientes realmente exóticos. El resultado, claro está, es irresistible.Kongoh, el origen del cacao

Tanto adoran el chocolate que Ignacio Guasch y su mujer, Beatriz Llevat, lo han convertido en su modo de vida. Y nos gusta.

Diferentes chocolates combinados con especias, semillas, frutos secos caramelizados y frutas deshidratadas. Son las delicias de Kongoh, un viaje al corazón de África.

Ignacio Guasch y su mujer, Beatriz Llevat, adoran el chocolate y lo entienden de una forma muy peculiar. Tanto que a él se dedican desde hace tiempo, aunque es a principios de 2014 cuando ponen en marcha su último proyecto. Su nombre es Kongoh.

El suyo es un lenguaje exótico, lo aprendieron en el viaje que iniciaron y que todavía no ha tocado su fin hacia el corazón de África. En la costa tropical, obtienen cacao de alta calidad y en otros rincones del mundo hallan especias, semillas, frutos secos y frutas. Con estos ingredientes, han ideado una selección de chocolates que conquistan por su deliciosa sencillez y que ellos elaboran de forma artesanal en su obrador barcelonés.

Combinan chocolate negro con chili, trozos de café, escamas de sal y frutos secos. En cuanto al chocolate con leche, resulta ideal la mezcla con sésamo, naranja confitada, pasas y almendras, y cacahuetes caramelizados. Si se trata de blanco entonces la naranja, la canela y la fruta de la pasión son los mejores aliados.

Dada su apuesta por una materia prima de calidad y la artesanía, la producción de Kongoh no es muy extensa. Realizan encargos personalizados y se convierten en una de las mayores atracciones de eventos y bodas. No solo llevan a cabo detalles a medida, con el nombre de los novios o alguna frase emotiva, sino que además cuentan con puestos en los que degustar sus especialidades, a modo de self-service. ¿Quién dijo que las golosinas sientan bien a cierta hora de la noche? El chocolate, de Kongoh, todavía es mejor.

Pero no solo se trata de una fantástica e irresistible gama de sabores, sino que además, es un chocolate que únicamente contiene grasas vegetales y conservantes naturales. La textura también es exquisita así como la presentación que huye de la sofisticación y se queda con la naturalidad. Si recibes una bolsita de yute con un aroma dulce quizá tengas la fortuna de descubrir una de sus tabletas. Y viajar al corazón de África…

En la despensa

Todo esto
y mucho más
en En la despensa
+