El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

En la despensa

Sabor atlántico.Conservas La Riviere

Mejillones, berberechos, navajas y almejas son el valioso contenido de unas cuidadas latas.

La Riviere es una firma de conservas con mucho estilo y buen sabor. Porque lo primero importa, pero lo segundo determina la elección.

Las conservas, como los vinos, viven una revolución. La viven, ante todo, en el plano estético. Casas de toda la vida afrontan el futuro con una nueva imagen y los proyectos que ahora surgen lo hacen con una vocación visual determinante. Si bien, si la calidad no habla por sí sola, poco se puede hacer para fidelizar a los clientes.

Las latas de La Riviere son bonitas se miren por donde se miren. Basan su fuerza en el azul profundo y el rojo. Y gracias a ello, a una imagen moderna y rompedora, captan la atención. Luego, el contenido lo dice todo. O mejor dicho, hace que sobren las palabras.

En torno a algo tan sencillo, una lata, se consigue un placer máximo: disfrutar de una materia prima simple, pero intensa. Apenas intervenida porque el producto es puro sabor a mar, a Atlántico, profundo y salado.

De momento, son cuatro productos: mejillones, navajas, berberechos y almejas. Los primeros proceden de las bateas de las Isla de Arosa y se bañan en un escabeche según la receta tradicional.

En cuanto a los berberechos, provienen de los arenales de la Ría de Noya. Allí, las mariscadoras los recogen. Se seleccionan a mano y se desarenan en agua marina. Dos son los calibres en los que se dividen: 25/28 y 30/31. El sabor y textura son perfectos. La almeja de las Rías Gallegas destaca por una carne fina y blanca. Se envasan manualmente con agua de mar y un toque de limón. Y las navajas se capturan por buceo en Aguiño y Cambados. Destacan por un sabor suave y una textura carnosa.

Con una cerveza helada o con un vino, solas o acompañando a unas patatas fritas artesanas, de esas que tienen el punto justo de sal y a las que, si se añade un poco de pimentón, pues eso, nos hacen suspirar.

Poco más se precisa para componer un aperitivo irresistible, sí, quizá una buena banda sonora, la compañía deseada (y nadie más) y latas tan sugerentes como las de La Riviere. Y que el color azul sea una razón como cualquier otra para elegir y descubrir esta marca.

En la despensa

Todo esto
y mucho más
en En la despensa
+