El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

En la despensa

Las ginebras que nos gustan (y 2)

Lanzar al mercado una nueva ginebra debe acompañarse de una buena historia. Estas cuatro la tienen.

Nuestra selección de ginebras a tener en cuenta continúa con otras cuatro etiquetas. Posiblemente no sea una sorprendente nómina, pero sabemos que no fallan. Y es que no hay que irse lejos ni buscar las últimas novedades cuando se conocen valores seguros. Estas cuatro referencias aseguran el placer de una buena copa. Atrévase a probarlas sin nada, ni siquiera hielo, apreciará las notas aromáticas y gustativas, los diferentes matices, y se enamorará todavía más de ellas. 

Martin Miller’s es suave y ligeramente cítrica. Entre sus diez ingredientes, algunos como la corteza de cassia, el iris de Florencia y la raíz de cilantro. La fórmula de su elaboración es, naturalmente, secreta pero hay algo que no pasa desapercibido: el agua pura islandesa. Su último lanzamiento es una colaboración con la firma española de moda El Ganso, con pajarita incluida.

Gin Mare es un trago mediterráneo gracias a la oliva arbequina y a los cítricos españoles, al tomillo turco, la albahaca italiana y el romero griego. Es potente y rotunda, no apta, por tanto, para todos los paladares. Es producida en una destilería en un pueblo de pescadores entre la Costa Brava y la Costa Dorada. Y claro, esto acentúa su carácter mediterráneo. En su elaboración hay mucho de artesanía y tradición, que marcan la diferencia.

Ginraw, recién introducida en el mercado, también es catalana. En su creación han intervenido el maestro perfumista, Rosendo Mateu, el mixólogo Javier Caballero, el sumiller Sergi Figueras y el chef Xano Saguer. Además del enebro, incluye botánicos mediterráneos como el limón, el cedro y el laurel, y otros marcadamente exóticos como las hojas de lima kaffir, el cardamomo negro y las semillas de cilantro. Refinada y muy fresca, se elabora artesanalmente en Vilafranca del Penedès, en pequeños lotes de 5.000 botellas numeradas.

Smuggler’s Strength recupera una receta olvidada con siete botánicos que crecen en acantilados, y tiene un halo de misterio que multiplica las ganas de descubrirla. En los años 20, cuando se ilegalizó el consumo de alcohol en países como Estados Unidos, Noruega y Finlandia, hubo un hombre, Algoth Niska, que fue el mayor contrabandista del norte de Europa. Se ganó buena o mala fama, según se mire, surtiendo a la alta sociedad escandinava de los preciados licores fabricados en Inglaterra, muy especialmente de ginebra. Con ellos llenaba barcos y surcaba mares, pero uno de ellos naufragó y las profundidades del frío Báltico se ‘bebieron’ el cargamento. Un buceador halló el tesoro y la receta fue recuperada. Hoy por hoy, afortunadamente, se disfruta de esta ginebra extra dry con un estilo clásico.

En la despensa

Todo esto
y mucho más
en En la despensa
+