El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

En la despensa

Pocas bebidas saben tanto a la estación más alegre del año.Lolea Brut, llámalo verano

Vino blanco espumoso, flor de saúco y manzanas... he ahí el secreto.

El último lanzamiento de la firma zaragozana Lolea, que tanto cuida sus productos, es un cóctel listo para tomar. Es la mezcla de vino blanco espumoso con flor de saúco y manzanas silvestres. De ahí, su toque afrutado y seco. De ahí, su particularidad y encanto.

La acidez de la manzana verde, el toque especiado de la canela y ese sabor tan peculiar y dulzón de la flor de saúco son los ingredientes clave de esta atractiva bebida.

Es ligeramente dulce al principio, pero no demasiado, y el final se adivina seco. Su burbuja es fina y persistente. Y en cuanto a su aroma, huele a fruta y a hierba fresca.

Resulta refrescante, equilibrada y muy suave. Se aconseja servir muy fría, en un vaso alto o copa con hielo y acompañada de una rodaja o twist de lima o de unas hojas de hierbabuena, que en nariz multiplicarán su frescura.

Nos gusta el continente y el contenido. Estéticamente conquista a primera vista y los vistosos lunares de esta etiqueta, ahora lucen dorados sobre un fondo blanco. Porque ése es el color de este cóctel tan veraniego y suave, elaborado a base de vino blanco de uvas airén y moscatel.

Lolea vuelve a recordarnos que es verano, tiempo de tardes perezosas y largas sobremesas. De improvisados aperitivos que empiezan a deshora y de noches que se prologan hasta el amanecer.

Su nueva propuesta es tan veraniega y alegre como sus dos anteriores creaciones, esas sangrías elaboradas con vino blanco o tinto, y que tan buenos ratos han acompañado.

Sí, son esas dos botellas con lunares tan, pero que tan coloristas, que usted, posiblemente, ha visto en reiteradas ocasiones y que si adquirió alguna, sin duda, la guardará o habrá convertido ya en un bonito jarrón.

En cualquiera de sus tres versiones, Lolea siempre es fácil. Tan solo hay que preocuparse de tener hielo, mucho hielo, lima y hierbabuena. Porque Lolea Brut, y toda su singularidad, caben en una botella y no precisan nada más. Bueno, quizá sí, el firme propósito de hacer de cualquier tarde o noche la escusa perfecta para una gran fiesta.

Ya sabe, a la próxima que le inviten no olvide llegar con una bajo el brazo. Seguro que en el rostro del anfitrión se dibuja una sonrisa, él o ella sabrán cómo empieza la velada, pero no cómo acaba… Y eso, siempre es una fiesta en mayúsculas.

En la despensa

Todo esto
y mucho más
en En la despensa
+