El Hedonista El original y único desde 2011

“El hombre sufre tan terriblemente en el mundo que se ha visto obligado a inventar la risa”. Friedrich Nietzsche

Menu abrir sidebar

En la despensa

Pásame la sal

Cosechamos la flor de sal más pura y valiosa en las salinas de Es Trenc en Mallorca.

Las definiciones pueden parecer frías. La realidad, es emocionante.

Flor de sal: se origina en las salinas en los primeros momentos de concentración de la sal, siendo cristales finos que flotan en placas sobre la superficie del agua. Su producción es muy escasa y apreciada. Suele ser de mayor valor que otras sales debido a que se recoge de manera artesanal y tiene más proporción de yodo natural y oligoelementos.

Este año, a finales de abril de 2014, hemos tenido el privilegio de cosechar la primera flor de sal de las salinas de Es Trenc en Mallorca. La hemos puesto a secar y la guardamos en un botecito en casa, como oro en paño, como merece esta sal marina, la más pura y valiosa. La que recorre el mundo desde tiempo inmemorial.

En el sudeste de Mallorca, en la playa natural de Es Trenc, un arenal virgen de más de tres kilómetros de largo, el agua de mar es cristalina y del mar nos llega una suave brisa, un indicio de que la naturaleza se está preparando.
Acompañamos al agua mientras abandona el mar, cruza la arena de la playa y se adentra en tierra a través de una compuerta excavada en el suelo que comunica con un canal de piedra. La seguimos en su recorrido, campo a través. Sorteamos dunas y nos empapamos, como el agua, de las esencias del cardo marino y la zamarrilla, del pino, la sabina y el tamarindo. Divisamos cerca un grupo de flamencos rosas. Están en periodo de reproducción y no queremos molestar.
El agua de mar, y nosotros con ella, desemboca tierra adentro en unas piscinas naturales de arcilla. Allí se asienta y espera pacientemente hasta que el sol, el aire y la baja humedad en el ambiente la convierten en sal cristalizada en la superficie.

Observamos el agua: a simple vista, parece turbia, espesa. Con ayuda de un rastrillo, siguiendo una antigua tradición artesanal, rozamos su superficie, avanzando lentamente. Una fina capa de cristales con forma de escamas se despega y se posa en la madera: es la flor de sal, cien por cien pura.
Nada se extrae de ella, nada se le añade. Sólo falta dejarla secar al sol.

Natural o en diferentes versiones gourmet, 100% artesanales: así es como la preparan y nos la envuelven para regalo en Flor de Sal d’Es Trenc.

2 respuestas a Pásame la sal

  1. Qué rica! Adoro la sal.

  2. Pingback: El mejor plan para Semana Santa - El Hedonista - El Hedonista

En la despensa

Todo esto
y mucho más
en En la despensa
+