El Hedonista El original y único desde 2011

“ Yo sé que la poesía es imprescindible, pero no sé para qué.”. Jean Cocteau

Menu abrir sidebar

En la despensa

La importadora The Water Company es la responsable de su venta en nuestro paísPiper-Heidsieck, de nuevo en España

Fundada en 1785, es una de las diez casas de champagne más antiguas. Su colaboración con el mundo de la moda, el cine y la joyería es ampliamente conocida.

Piper-Heidsieck regresa al mercado español. Y su vuelta, ahora de la mano de la importadora The Water Company, es un ejemplo de cómo esta casa de champagne, una de las diez más antiguas del mundo, está acostumbrada a superar guerras, malas vendimias y épocas convulsas sin alterar su esencia familiar. Ahora, corren nuevos tiempos y alzando la copacelebramos su regreso.  

En 1780, Florens-Louis Heidsieck elabora su primer cuvée y en 1785 funda la Casa de negocio de lienzos y vinos de Champagne Heidsieck & Cie, a pesar de no ser de Reims ni contar con viñedos. Él es un autodidacta inspirado, un trabajador implacable con una ambición clara: “crear un cuvée digno de una reina”. Para ello imprime un carácter noble a un champagne refinado, ganándose el favor de la corte y extendiendo su reputación más allá de las fronteras de la región.

Fue en 1815 cuando se suma al proyecto Henri-Guillaume Piper, primo segundo de Florens-Louis Heidsieck y un hombre dotado de una abrumadora visión comercial. Tras diversos avatares familiares, será él quien tomé las riendas del negocio y consiga ser el proveedor oficial de los príncipes de Austria y también de los emperadores de China, cortes reales e imperiales de todo el mundo.

Hoy por hoy, la firma sigue siendo propiedad de una importante familia francesa, ya que fue adquirida en 2011 por el empresario Christopher Descours, dueño y presidente del grupo EPI, conocido por su cartera de marcas de lujo francesas (JM Weston, Bonpoint, Figaret).

Tras el acuerdo establecido con The Water Company, podemos disfrutar de etiquetas como Rare Millesime 2002 (97 puntos en Wine Spectator, puntuación que ya obtuvo la vendimia de 1998 y la más alta jamás otorgada a un champagne); Vintage Brut 2006 (93 puntos en Wine Spectator); la marca emblema Cuvée Brut NV (92 puntos en Wine Spectator) y Rosé Sauvage (92 puntos de Wine Spectator).

Cabe destacar que el enólogo de Piper-Heidsieck, Régis Camus, en los últimos diez años, ha recibido hasta en ocho ocasiones el reconocimiento de “Mejor enólogo de vinos espumosos del año” en el concurso International Wine Challenge. Camus es conocido mundialmente por el estilo frutal y bien estructurado que define a cada uno de sus creaciones.

Como curiosidad y con el objetivo de expresar el carácter de sus vinos, esta empresa gala ha sido pionera en vestir de forma muy elegante sus botellas. Ya en 1885, para celebrar su primer siglo de existencia, Jean-Charles Kunkelmann encargó a Pierre-Karl Fabergé (el joyero del zar de Rusia Alejandro III), el diseño de una “botella-joya” de diamante, oro y lapislázuli.

Cien años más tarde, celebró su bicentenario con una nueva creación: un frasco engastado con diamantes y oro, firmado por Van Cleef & Arpels, que se inspiró en el diseño de Farbergé. Su valor está estimado en más de un millón de francos de la época y ha viajado por todo el mundo siempre custodiado por personal armado. En 1999, Jean Paul Gaultier vistió la botella con un corsé de vinilo rojo delicadamente enlazado en sus curvas. Además, desde 1993 es proveedor oficial del Festival de Cine de Cannes.

Brindemos porque Piper-Heidsieck está, de nuevo, en España.

En la despensa

Todo esto
y mucho más
en En la despensa
+