El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

En la despensa

Por qué comer huevos ecológicos

Por sus proteínas y contenido en ácido oleico. Se mantienen más tiempo frescos, las gallinas viven mejor… ¡y están más ricos!

Con permiso, nos vamos a poner serios un momento. La alimentación es salud y todos hemos visto imágenes de las condiciones de vida de las gallinas y los pollos en las granjas de producción intensiva. Y a pesar de que la mayoría cuestionamos estos sistemas de producción y alimentación son muchos los españoles que continúan comprando huevos y carne de esta procedencia. Si somos lo que comemos… deberíamos ser más conscientes de lo que nos jugamos al ir al supermercado. ¡Sin olvidar el sabor! Hagamos la prueba. Preparemos dos tortillas a la francesa, una con huevo de granja intensiva y otra con uno bio. Cerremos los ojos y degustemos. Imposible no percibir la diferencia.

Mª Dolores Raigón es catedrática de la Universidad de Valencia y una de las mayores investigadoras en las diferencias entre la alimentación ecológica y la estándar. Y según sus datos, los huevos ecológicos tienen un 2,6% más de contenido proteico, el perfil lípido de su grasa muestra un 8% más de ácido oléico y se mantienen frescos durante más tiempo.La fecha de consumo preferente del huevo es de 28 días, tanto para el convencional como para ecológico, pero nosotros hemos constatado que el huevo ecológico mengua más lentamente sus propiedades, es decir que un huevo convencional con 28 días esta mucho más aguado que el ecológico” explica Carlos Bonilla de Ecohuevo. Él y su socio tenían en mente poner en marcha una granja escuela pero acabaron montando una granja de gallinas de producción ecológica en la provincia de Cuenca. Hace dos años del inicio de aquella aventura y están contentos a pesar de los muchos esfuerzos y las inexistentes ayudas. Porque, por ejemplo, una gallina criada de manera tradicional puede poner unos 30 huevos al año mientras otra de una granja intensiva y encerrada en jaula (sus huevos tienen un 3 como primer dígito del código) puede llegar a los 275.Todo esto se traduce en que una docena de huevos ecológicos cuesta entre 4 y 5 veces más que una convencional” apunta Carlos Bonilla, algo que también repercute en el consumidor que puede pagar el doble o más por la docena bio.

Los huevos procedentes de gallinas ecológicas (tienen un cero como primer dígito) dividen su tiempo entre el gallinero (donde permanecen generalmente por la mañana para que pongan los huevos en un espacio controlado) y el espacio al aire libre donde hacen ejercicio y queman grasa. A las gallinas que viven en estas condiciones se les alimenta con pienso y grano ecológico y, además, picotean hierbas y pequeños bichitos que pueden encontrar cuando están fuera del gallinero. Y esto se refleja en el color de su yema.

En un análisis publicado por la Universidad de Castilla-La Mancha  se recoge que “la coloración de la yema es directamente proporcional a la cantidad de pigmentación que contenga su alimento, es decir, si una gallina es alimentada con granos ricos en pigmentos amarillos (como por ejemplo el maíz) la yema será más anaranjada, pero si es alimentada con otros granos será una yema de color amarillo más apagado”. No hay que olvidar que como la mayor parte del maíz que se siembra es transgénico éste no suele estar presente en la alimentación de las gallinas ecológicas. En el mismo estudio se recoge también que aunque los huevos eco suelen más pequeños que los de producción intensiva (73-63 gr frente a 63-53 gr) tienen una menor cámara de aire, lo que refiere un “índice de calidad muy importante puesto que cuanto mayor es la cámara de aire, mayor es la permeabilidad del huevo y por lo tanto, más susceptible de degradación”.

Pero aún hay más datos. El año pasado un grupo de investigadores de la Universidad de las Palmas de Gran Canaria publicó un interesante estudio. En él se recogía que una persona “que elige huevos ecológicos o de corral se expone a una concentración hasta 4 veces más baja de hidrocarburos aromáticos policíclicos –mutágenos y carcinógenos-. La investigación diferenciaba huevos convencionales, de corral y ecológicos y el análisis se llevó a cabo sobre 57 tipos diferentes de contaminantes.

Aunque creemos que existen razones constatadas para consumir huevos ecológicos frente a los procedentes de granjas intensivas no podemos dejar de señalar el respeto al bienestar animalya que se prohiben las prácticas que favorecen de forma directa o indirecta la producción artificial de animales o la sobreexplotación de los mismos. Toda la producción ecológica está regulada por dos Reglamentos de la Comisión Europea” finaliza Carlos de Ecohuevo.

Así que sí, es cierto que son más caros pero ¿qué precio ponemos a estas evidencias?

Una respuesta a Por qué comer huevos ecológicos

  1. Mar de Alvear nos ha rebotado este post y me alegra ver que se comienza a ser conscientes de que somos lo que comemos. Nosotros solemos alertar de que, en general, todos miramos de cambiar el aceite al coche a tiempo para que no se gripe el motor (no lo vemos pero sabemos de las consecuencias) y, sin embargo, en lo que respecta a nuestro cuerpo ¡a nosotros y nuestros seres más queridos! hacemos oidos sordos por 40 céntimos de más. En nuestros correos nos despedimos con un: “Gracias por elegir ser parte de la solución.”

En la despensa

Todo esto
y mucho más
en En la despensa
+