El Hedonista El original y único desde 2011

“El hombre sufre tan terriblemente en el mundo que se ha visto obligado a inventar la risa”. Friedrich Nietzsche

Menu abrir sidebar

En la despensa

Toma travesuras

Con Castillo de Belarfonso, Bodegas Canopy demuestra que el vino, si tiene un punto de diversión y descaro, sienta mejor.

Su máxima ante la vida es: ¡Divirtámonos! Dado que hay que trabajar, ¡hagámoslo con alegría! Porque ella, además, suele venir acompañada de inspiración e ideas brillantes. Al equipo de Bodegas Canopy no le falla esta máxima y con su último vino, Castillo de Belarfonso, confirman que las travesuras son su mayor afición.

El sentido del humor impregna la botella: por fuera y por dentro. Y es que sus creadores lo definen como “un vino valiente, que personifica el espíritu rebelde de juventud y el alma de unos soñadores, pero sobre todo encarna el buen trabajo y la pasión por la viticultura”.

Su incesante búsqueda de viñedos que impriman un carácter diferenciador, ha dado lugar a este tinto 100% garnacha joven, sin madera, que nace de un terreno ondulado, formado por suelos arenosos de origen granítico, ácidos y con muy poca cal.

En nariz, sobresalen aromas de frutas rojas (cerezas, arándanos), notas florales (violetas) y de hierbas aromáticas (tomillo, manzanilla). Y en boca es fresco y fácil de beber, de hecho, es lo que los franceses llaman “vino desed“, difícil de encontrar al sur de los Pirineos. Se descubren notas de chocolate, pimienta negra y regaliz de su leve crianza en roble francés.

La etiqueta, diseñada por Jorge López Ghisoli, refleja la peculiaridad de su propiedad, un castillo hinchable de planta cuadrada y con tres torreones que se alza pomposo para disfrutar entre los valles del Tajo y del Tiétar.

Además, hace un simpático guiño a la tradición vinícola, al linaje y a aquellos nobles rurales que señalaban sus vinos con sus nombres, sus blasones o los nombres de sus casas, es decir, sus “chateaux”, en la etiqueta.

Con este simbolismo Bodegas Canopy aporta su propio baluarte a la zona de Méntrida, comarca de tradición bodeguera y reciente Denominación de Origen. Castillo de Belarfonso, un tinto joven y atrevido, que representa el carácter desenfadado de sus fundadores y que, ellos mismos bromean, “marcará la casta de futuras generaciones”.

En la despensa

Todo esto
y mucho más
en En la despensa
+