El Hedonista El original y único desde 2011

“Para viajar lejos, no hay mejor nave que un libro”. Emily Dickinson

Menu abrir sidebar

En la despensa

Abadía Retuerta, la suma de los factores

Ni uno ni dos. Los vinos que se producen en esta bodega situada en la localidad vallisoletana de Sardón de Duero son ejemplo de innovación, tradición y experiencia. Por eso, del primero al último, merecen la pena.

Cuando descorchamos una botella en casa o cuando nos la traen, en un restaurante, pocas veces pensamos en todo lo que hay detrás. En el trabajo de la viña, en esas tareas que siempre han marcado el calendario y los oficios de los pueblos, en la tecnología invertida, en el aroma de la uva al ser pisada, en el silencio que impera en la sala de barricas… Si lo pensáramos, seguro que ese vino todavía nos gustaría más.

Abadía Retuerta está situada en la finca homónima junto al Duero y en la que, además de las vides, crecen encinas centenarias, campos de cereal y las amapolas que, en primavera, florecen. Comparte protagonismo con el gran hotel Le Domaine, que ha cerrado la temporada hasta el 1 de abril y que ocupa la abadía que, en el siglo XII, fuera lugar de vida y rezos de los monjes. Sí, ese maravilloso destino en el que el desayuno y cualquier bocado lleva el sello del gran Andoni Luis Aduriz.

De la suma de estos factores resulta una oferta de enoturismo realmente sugerente. Pisar la tierra, oler el aroma del campo, conocer las obligaciones que marcan el ritmo de cada jornada, realizar catas guiadas, visitar la tienda y, por supuesto, brindar con sus referencias. Y a ellas volvemos.

Son vinos de pago y cada uno refleja el carácter de un terruño, de un suelo particular en el que el clima influye de una manera concreta. Abadía Retuerta es un puzle de 700 hectáreas, con 54 pequeños pagos con características muy diferenciadas y que crecen, desde una altura máxima de 850 metros, y bajan hasta la margen sur del río Duero.

Cada uno está plantado de una única variedad. En total, hay un 70% de tempranillo, en el Pago Negralada, sobre suelos arcillosos, cantos rodados. Es un vino que, tras 24 meses en barricas de roble, evoca la perfecta madurez de la uva.

El 10% corresponde a cabernet sauvignon y se trata del Pago Valdebellón, calcáreo y con un microclima que le ayuda a alcanzar la madurez. El vino es complejo aromáticamente, delicado y de gran potencial de envejecimiento. Otro 10% es syrah, que madura a más de 800 metros en el Pago la Garduña. Es intenso, limpio, frutal y con una suave mineralidad que aporta armonía.

El 10 restante se divide entre merlot, petit verdot y algunas uvas blancas como verdejo, godello y sauvignon Blanc. Estas últimas fueron plantadas hace 19 años y aparecieron inesperadamente en una parcela en la que se apostó por merlot. Con ellas se produce el excepcional LeDomaine 2012, el único que se produce en la zona norte del valle del Duero. Del primero al último merecen ser compartidos con felicidad, pensando un poquito en todo lo que esconden. Así, seguro, que los valoramos más, si cabe.

Etiquetas

Una respuesta a Abadía Retuerta, la suma de los factores

  1. fran dijo:

    Vinos esplendidos los elaborados por Abadía Retuerta, puedes encontrarlos todos en http://www.thewinerycounty.com

En la despensa

En la despensa

Grupo Sushita: del fogón a casa

Karam El Shenawy

El referente en comida japo-fusión en España, Grupo Sushita, renueva sus bandejas de comida preparada para hacerlas más sanas y ligeras. Nosotros las hemos podido degustar en uno de sus últimos restaurantes. leer

En la despensa

Las mejores copas de cristal

Eduardo Torres Barquilla

Tan importante como escoger bien el vino es saber dónde beberlo. Cuando elegimos una cristalería u otra, estamos condenando o ensalzando las virtudes del líquido que atesora. leer

Todo esto
y mucho más
en En la despensa
+