El Hedonista El original y único desde 2011

“ Yo sé que la poesía es imprescindible, pero no sé para qué.”. Jean Cocteau

Menu abrir sidebar

#Hedofoodies

Dirige una suculenta tienda en el centro de Valladolid.Eva P. Luceño, de La Casa del Gusto

Pasión por la dieta mediterránea y debilidad por el queso y el vino. Eva P. Luceño, nos desvela sus claves gourmet.

Nacida en Madrid pero acostumbrada a cambiar de residencia desde niña, Eva P. Luceño desarrolló un proyecto cultural en torno a una cilla milenaria y también restauró juguetes antiguos. Junto a su compañero de fatigas y deleites en la vida, Juan Carlos Daza Prieto, dirige una suculenta tienda en el centro de Valladolid, justo al lado de la catedral.

Se llama La Casa del Gusto y existe desde diciembre de 2011. Todo lo que contiene resume su pasión por la dieta mediterránea y por vivir y prolongar esos pequeños momentos que, en buena compañía, no suelen olvidarse. Un vino, un aceite, un chocolate… y que fluya la conversación. Su nutrida agenda de actividades también es parte de esta filosofía hedonista. Además de la buena mesa y el vino, les apasiona el diseño gráfico y eso se refleja en el cuidado estético de cada rincón de su colmado.

¿Compras en tiendas de barrio o prefieres las grandes superficies?
Evito las grandes superficies. Busco calidad en el producto, en el trato y en la experiencia. Soy muy de tienda de barrio y de mercado, de hecho, cuando visito una ciudad, mi primera cita es en el mercado.

¿Dónde eliges la fruta, la carne y el pescado?
Todos los productos frescos que se consumen en casa proceden del mercado, de pequeños comercios locales y, en temporada, de nuestro huerto. En Valladolid, soy fiel al Mercado del Val (Pescadería La Madrileña, Carnicería Felipe González) y a la Frutería Isabel, donde encuentro los mejores productos frescos de temporada y los mejores consejos para cocinarlos.

¿Y el fondo de despensa, esto es, las latas, las legumbres o el arroz?
Adoro las latas. En La Casa del Gusto, dicho apartado es uno de mis preferidos porque, curiosamente, es de los que más esfuerzo me ha costado consolidar entre mis clientes. No hay nada allí que no haya probado antes, por eso el fondo de armario de mi casa procede de nuestra tienda, aunque se nutre también de otras casas del gusto de España y de más allá.

En cuanto a la bebida, ¿dónde provees tu bodega y nevera?
Mi bodega, como con las latas, se abastece básicamente de los mismos vinos que selecciono para la tienda. La vinoteca de la tienda está estrechamente ligada a mis propias experiencias viajeras: de Borgoña al Bierzo, con parada en Ribera del Duero, Rueda, o la Ribera Sacra… Otro capítulo importante es el cervecero. Las cervezas artesanas de calidad están proliferando y muchos a los que ya nos gustaba la cerveza, hemos encontrado una fuente inagotable de descubrimiento y de disfrute.

¿Tienes alguna dirección en la que adquirir ingredientes exóticos?
Algunas proceden asimismo de viajes. Tengo especias compradas en Marrakech o curry traído de India. Además, como mis amigos conocen mi debilidad, no es infrecuente que los regalos sean alimentarios.

¿Compras bio?
Algunos alimentos son bio o no son: huevos, leche, azúcar (panela) y pollo. El aceite de oliva virgen extra, puede no estar etiquetado como tal, pero necesito conocer con detalle el origen y el proceso.

¿Te gusta desayunar fuera de casa? ¿Dónde? ¿Eres de café y churros? ¿o de tostada dulce/salada?
Me encanta desayunar en casa, tanto cuando tengo que hacerlo a toda máquina, como cuando puedo deleitarme y “celebrar” desayunos eternos. No faltan el té, la fruta, el zumo, la tostada de pan integral de masa madre, la miel, el aceite de oliva virgen extra ni el queso artesano. El fin de semana los desayunos suelen ir acompañados de música y no es raro que terminen en un paseo campestre. Cuando vienen amigos, les utilizo como conejillos de indias para probar nuevas referencias. Me interesa mucho escuchar la opinión de la gente que se encuentra “fuera” del universo gastronómico y suelen prestar su colaboración encantados.

A la hora del vermut, ¿dónde te veremos?
Un buen vermut es un índice infalible de que el lugar elegido merece la pena. El viernes, me veréis en La Cantina, en la Plaza Mayor de Valladolid, lo preparan con cariño y una materia prima de primera. Los fines de semana mi lugar preferido, sobre todo a partir de la primavera, es mi jardín, a la sombra de las primeras hojas de la parra. Vermuts españoles, italianos, franceses y elijo cuidadosamente aceitunas, patatas, mejillones, etc. ¡Para mí es un auténtico rito!

¿El restaurante al que siempre vuelves, porque no falla?
Siempre vuelvo al Mesón del Labrador, en Castroverde, y a Dámaso, en Puente Duero, donde puedes llevar el vino que vas a beber. En Valladolid mis lugares imprescindibles son Trigo, Villa Paramesa, Martín Quiroga, La Chula, Chuchi Martín y La Cantina. Los jueves, puedes encontrarme comiendo ramen en la taberna japonesa Wabi Sabi. También soy fan de Cocinandos, estrella Michelin en León, y de El Refectorio de Le Domaine (Sardón de Duero), el restaurante de Abadía Retuerta. Siempre que voy a Villafranca de El Bierzo recalo en La Puerta del Perdón –uno de los lugares más entrañables que conozco– y, por supuesto, en La Moncloa de San Lázaro, donde he comido el mejor botillo de la galaxia.

Tus nuevos descubrimientos gourmet son…
Mi trabajo me mantiene en permanente estado de descubrimiento por lo que es difícil elegir sólo uno, pero mis dos grandes pasiones gastronómicas –el vino y el queso– suelen acaparar el protagonismo. El último vino que me ha emocionado, por raro y potencialmente galáctico, es el Godello que Mauro está elaborando en El Bierzo, y As Bateas de Dominique Roujou de Boubee, un albariño que sabe a Atlántico. Entre los rosados, el espléndido Viña Pilar (Félix Callejo, Ribera del Duero) y el sorprendente Naranjas azules, de J.M Soto, un garnacha adictivo. En tintos, el roble de la bodega vallisoletana 3 Ases, una joya elaborada con Tempranillo de imbatible relación calidad-precio, y Quínola, un elegante y singular vino de garaje de Toro elaborado con la uva procedente de viñedos prefiloxéricos, que causa estragos (enológicos). Y, por raro, valiente y exquisito, el Chardonnay que está elaborando Château Thieuley en el corazón de Burdeos.

En cuanto al queso, mi último fichaje es Elvira García, un reducto de buen gusto quesero en El Barraco abulense, en un paisaje de ensueño, en el corazón del valle de Iruelas. Fuera de España, Berthaut, la mítica quesería artesana de Borgoña responsable de la recuperación del Epoisses, uno de mis quesos-fetiche. Por último, mi tienda gourmet de referencia es Le Comptoir Bordelais, en Burdeos, o Coalla Gourmet, en Gijón, buenos amigos y referencias siempre de savoir faire, calidad y buen gusto.

¿Compras libros gastro? ¿Dónde? ¿En librería física o quizás on line?
Mis gastro-libros llegan a mi por canales diversos: internet, mercados antiguos de libros, regalos… Me interesan mucho la historia y la antropología de la gastronomía y de la alimentación, por lo que no es raro ver sobre mi caótica mesa de trabajo alguna obra de M. Montanari o de Marvin Harris.

¿Alguna dirección para adquirir los utensilios, textil?
Mi “utillería” de cocina es bastante esencial, me encanta cocinar pero suelo inclinarme por las elaboraciones sencillas con materia prima de calidad. Me fascinan los utensilios antiguos que suelo adquirir en brocantes en Francia y los cubiertos de madera. Tengo una colección variopinta y multicultural: desde los realizados en madera de olivo procedentes de Creta, hasta cuchillos especiales para queso comprados en París o enfriadores de vino de vinotecas borgoñonas.

1828384858687888scroll down

#Hedofoodies

#Hedofoodies

Xevi Ramon, de Triticum

Mar de Alvear

Es el panadero de los grandes chefs. Y en su coqueto establecimiento de Vilassar de Mar, El Rebost de la Juliette, se cumplen las fantasías de los amantes del buen pan y la bollería. leer

Todo esto
y mucho más
en #Hedofoodies
+