El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Restaurantes

Exquisita e inusual experiencia en torno a la bebida y gastronomía japonesa47 Ronin y la debilidad por el té

Borja Gracia deleita a la clientela de su restaurante madrileño con un maridaje atrevido.

Conviene dejarse sorprender. Ir a tiro hecho funciona, pero abrirse a lo inesperado, suele fascinar. Por eso, habrá quien no se plantee otro maridaje que el posible entre gastronomía y vino. No lo dudamos teniendo en cuenta el elevado e interesante número de referencias que hoy en día se encuentran en los restaurantes. Si bien, la próxima vez que visite 47 Ronin, no oponga resistencia a su nuevo menú armonizado en exclusiva con diferentes tés. Le encantará la experiencia. Ya sabe, salir de la zona de confort, con frecuencia, resulta estimulante.

El chef Borja Gracia tiene acostumbrada a su clientela a salirse de la norma. Será por su carácter atrevido, será porque si se acomodara en lo establecido, él sería el primero en aburrirse. Sea por lo que sea, una vez más arriesga y lo hace presentando un exquisito menú cuyo compañero es el té, desde el primero y hasta el último plato.

La filosofía de trabajo de Gracia y su equipo gira en torno a la autenticidad. Alejada de clichés y de fórmulas fáciles, o previsibles, su propuesta apuesta por divulgar las tradiciones más arraigadas en Japón. De ahí su nueva invitación. Ni tintos ni blancos, tampoco rosados ni por supuesto cerveza, el nuevo menú casa a la perfección con tés que proponen otra forma de acercarse, entender y disfrutar de esta bebida.

Porque aunque en España, se asocie con el desayuno, es decir, con el concepto de tisana o infusión, o con un tentempié para recobrar energía, las posibilidades no acaban ahí, nada más lejos de la realidad: son casi infinitas. En 47 Ronin han hallado y se han quedado con las que potencian y ensalzan platos muy interesantes.

La armonía causa, como decimos, cuanto menos, sorpresa. Porque los tés elegidos, como las recetas que acompañan, no son simples. Cada uno tiene su porqué, su historia. Durante la experiencia, el comensal comprende el verdadero significado de la palabra maridaje o armonía. Y si alguien tiene alguna duda, el diligente maître y sumiller, Sergio Doncel, atiende a cualquier pregunta.

La selección de los tés ha sido el primer y fundamental paso para componer una propuesta atractiva. La mayoría proceden de Japón y algunos de China, Camboya y Vietnam. El siguiente paso comprende la infusión en frío durante entre 12 y 24 horas con el objetivo de extraer todos sus matices.

En la mesa, ante los sentidos, la oportunidad de jugar y conocer nuevos sabores dulces, cítricos, amargos, picantes y hasta salinos, potenciado los platos del menú y ayudando al comensal a descubrir ese quinto sabor llamado umami.

Los tés varían semanalmente y destacan sutiles tés blancos que poseen notas florales y una gran cantidad de antioxidantes; tés verdes (como el Gyokuro) y rojos (como el Pu-Erh) que además de encapsular las grasas y ayudar a expulsarlas del organismo tienen mucho en común con la astringencia del vino tinto; tés fermentados (como el Oolong) o ahumados (como el Lapsang Souchong) que combinan a la perfección con sabores como el wasabi; tés cítricos y tés de jengibre que abren el apetito y protegen el estómago favoreciendo la digestión y tés que nos acercarán al vino como un Darjeeling con un toque afrutado y amaderado que recuerda a la uva moscatel.

Se trata de una opción de maridaje deal para acompañar al nuevo menú de temporada de 47 Ronin, que ofrece un recorrido de norte a sur por el país del sol naciente y sus distintos ecosistemas estando por ello muy basado en los mares que lo rodean y en los ríos que lo surcan pero también, en los frutos de estación que crecen en sus abundantes bosques.

Nos gusta esta alternativa al consumo de alcohol; mucho más cuando se trata de maridar un menú extenso. El precio del maridaje asciende a 30 euros.

Cabe destacar otra novedad, la inauguración de la terraza a pie de calle. Ya sabe, querido lector, la afición que en Madrid se tiene por los escenarios al aire libre. Pues 47 Ronin también tiene el suyo.

Restaurantes

Todo esto
y mucho más
en Restaurantes
+