El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Restaurantes

Cuenta con dos establecimientos en Madrid, en Recoletos y en Malasaña. Y un tercero en Sevilla. Banzai, antojo japonés

El respeto por el producto y por la técnica se traduce en una amplísima y deliciosa carta. Lo difícil es elegir...

Banzai no es nuevo en la ciudad. Sus dos restaurantes madrileños, ubicados en zonas tan estratégicas, y con públicos diferenciados, como Recoletos y Malasaña, confirman que su fórmula funciona desde el primer día. Su carta, realmente extensa, puede llegar a generar un poquito de ansiedad (o bastante) entre quienes adoran la gastronomía japonesa. Y es que es difícil quedarse con uno o dos platos. ¿Y si nos damos un festín?

Este restaurante es el proyecto de Alejandro Casado, quien posiblemente ocupe uno de los primeros puestos en la nómina de fanáticos de esta cocina. Él, conocedor de la pasión que despierta, es capaz de innovar e introducir periódicamente suculentas novedades. Las creaciones de Banzai entusiasman a quienes se introducen en este tipo de comida y quienes la adoran desde hace tiempo. 

La base es el buen producto y la técnica. Entre los clásicos e imprescindibles para una primera visita, y que se repiten irremediablemente en las siguientes, por ejemplo, la tempura de tigre (realmente deliciosa), los niguiris flambeados o los rolls creativos.

El apartado de carpaccios es muy amplio, con especialidades como el de vieiras con bloody mary o el de pez limón con ponzu y sal de miso. Sin pasar por alto, el de ventresca de atún con tomate picante.

Quien disfruta con los tartares, debería probar (al menos) el de salmón con mango. Tatakis, temakis… lo advertimos, los estímulos son tantos que es difícil decidir. Un consejo: pida una cerveza o un vino, tómeselo con calma y, ante la duda, no dude en que el personal de sala le ayude.

Banzai también cuenta con dos menús del día, desde 15’50 a 25,50 euros, dos menús degustación (35 y 50 euros) y tres propuestas para grupos (entre 35 y 75 euros). Entre los postres, destacan los elaborados para personas intolerantes al gluten por Celicioso. Elegimos, sin dudarlo, la tarta de chocolate con té verde.

Un último apunte: hace unas semanas, ha abierto al público el ‘hermano pequeño’ de Banzai en Malasaña. Nos referimos a Toy Panda, consagrado a la cocina cantonesa, a esa delicia llamada dim sum. Sin olvidar que en Sevilla también existe Banzai.

Restaurantes

Todo esto
y mucho más
en Restaurantes
+