El Hedonista El original y único desde 2011

“El hombre sufre tan terriblemente en el mundo que se ha visto obligado a inventar la risa”. Friedrich Nietzsche

Menu abrir sidebar

Restaurantes

Ana La Santa

Por fin el Hotel Me cuenta con un restaurante a su medida que hará las delicias de propios y foráneos.

La carta es tan larga (y apetecible) que es difícil tomar decisiones, pero hay que hacerlo o confiar en el personal. Y el espacio es tan bonito que merece redescubrir la nueva apariencia de aquel hotel antaño llamado el de los toreros.

La Plaza de Santa Ana sigue siendo bella. Y ese majestuoso hotel blanco, el ME Madrid, el lugar en el que más de uno sueña con pasar una noche. Su restaurante ha cambiado, atrás queda aquel aire antiguo luego vestido de negro y oro, de sofisticada modernidad. La transformación, obra de Sandra Tarruella Interioristas, ha sido absoluta y oportuna. Tan solo queda su cabeza, sí, la de aquel toro.

El espacio es enorme, tanto que ir al baño y regresar puede llevar por caminos diferentes. No importa, divierte apreciar los diferentes ambientes. Porque la intención, según sus promotores, Tomás Tarruella y Perico Cortés, fundadores de la nueva empresa de hostelería En Compañía de Lobos, era ofrecer varias opciones de comida y diversas maneras de comer. Todo en el mismo local.

Los metros cuadrados lo posibilitan. Existen cuatro zonas en torno a una gran barra, situada en el centro. A partir de ella, se encuentra un restaurante clásico, una zona de tapas, otra que es un invernadero-jardín, con agradables vistas al exterior, y un salón con chimenea. El cliente elige qué y dónde satisface el apetito. Sea donde sea, la decoración es sobria, moderna, con una intencionada austeridad cromática, apenas blanco y negro.

Ana la Santa gusta y gustará a quienes siempre disfrutan con una ración de croquetas, un arroz, unas patatas bravas… y estando en la zona en la que está, atrae a los turistas y visitantes que desean probar la cocina local. Porque destacan platillos como el cazón en adobo, los calamares a la andaluza con alioli negro, los berberechos al vapor o el jamón cortado a cuchillo y presentado, claro, con pan con tomate.

El apartado verde es asimismo extenso. Crema de guisantes, sopa de cebolla, verduras de Tolosa a la plancha… es decir, multitud de opciones para repetir varias veces a la semana.

¿Más? Carnes, pescados, sándwiches clásicos, como el club o el bikini, en este caso con rabo de toro, o ese bocadillo incontestable llamado pepito de ternera. Y junto a estos apartados, el de arroces; son cinco, nosotros nos quedamos con el de butifarra, setas y espárragos. Atención con la cantidad… siempre se puede volver a Ana la Santa y bloquearse ante la carta porque, claramente, apetece todo.

Restaurantes

Todo esto
y mucho más
en Restaurantes
+