El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Restaurantes

Arbidel, en Ribadesella

El chef asturiano Jaime Uz, con una estrella Michelin, presenta su menú degustación por tan sólo 30 euros.

El chef Jaime Uz, del restaurante asturiano Arbidel, presenta la cocina que le ha valido una estrella Michelin por un precio sumamente atractivo. Su menú degustación, con 9 platos y dos postres, cuesta 30 euros.

Lo bonito, lo importante y lo enriquecedor –a todos los niveles- es ver los restaurantes llenos. Las estrellas, los soles y otros premios, hoy por hoy, no son garantía de mesas ocupadas, de salas animadas y de equipos atareados. A veces, incluso, asustan al comensal que teme un precio desorbitado. Jaime Uz acerca, con honradez y cordura, su cocina, la de Arbidel, que está basada en los sabores y técnicas tradicionales. Como prueba, su menú degustación, que resume y da una buena idea de su forma de trabajar, asciende a 30 euros.

El pasado mes de noviembre, llegó la primera estrella Michelin. Pero no hubo cambios drásticos, y sí una alegría infinita por el trabajo reconocido y un nuevo impulso para dar lo mejor de sí mismo. Uz, de familia hostelera y que ha pasado por las cocinas del Kursaal o Zuberoa, destaca por el buen manejo de los sabores tradicionales.

Entre sus platos sobresalen carnes y pescados de la tierra y el mar asturianos. Véase (y degústese) el jarrete de cordero deshuesado con espuma de patata trufada y brotes frescos, o el pixín asado con cuscús, caramelo de cigala y tallarines de calamar.

Hay más… sí, recetas que son tan irresistibles como las croquetas cremosas de picadillo de chorizo y gamonéu, o el bocarte relleno con crema suave de cabrales y vinagreta de manzana y tomate. Entre los postres: el cremoso de plátano, piña confitada, cáscara de limón helada y manzana; la tarta de manzana caliente y su helado, o la galleta de peras con chocolate tibio y sorbete de menta.

Pero si algo llama la atención, y mucho, es su menú degustación. Por contenido, calidad y precio. Consta de nueve platos y dos postres, que no se encuentran en la carta. Son aperitivos como la ensalada líquida de maíz y guacamole o el tartar de salmón y algas; principales como el cuscús trufado con huevo, setas y repollo; el bacalao, jugo rustido de pulpo, verdinas y vegetales; o la carrillera tostada, puré de apionabo y remolacha en ensalada. El broche dulce llega con bocados como las migas de chocolate, crema de calabaza y naranja, y helado de yogur.

El precio es de 30 euros, con la bodega y el pan aparte. Su coste es menos elevado que el precio medio de la carta, que ronda los 45 euros. Queda claro que Arbidel es una buena muestra de sensatez y de excelente relación entre calidad y precio. Ahí es nada. Y está en Asturias, que multiplica el encanto.

Restaurantes

Todo esto
y mucho más
en Restaurantes
+