El Hedonista El original y único desde 2011

“Todos los que parecen estúpidos, lo son y, además también lo son la mitad de los que no lo parecen.”. Francisco de Quevedo

Menu abrir sidebar

Restaurantes

Bélgica es el nuevo destino gastronómicoBrasserie Julie, la paz de Flandes

Thomas Locus, el joven cocinero belga con estrella Michelin, ha abierto nueva casa a 14 km de Bruselas

La alta gastronomía belga lo impregna todo. Está en las grandes ciudades, en los sitios bulliciosos y también en los rincones más bucólicos.

Flandes tiene esas ciudades que gustan a todo el mundo, como Brujas, Amberes o Gante, y además un campo verde, de carreteras estrechas, bosquecillos frondosos, iglesias de punta y casitas unifamiliares con jardines llenos de flores.

La mejor forma de degustar su ambiente rural es alquilar un coche después de patear Bruselas y recorrer la región flamenca al propio aire. El turismo aquí no agobia y da gusto, y algo de envidia, compartir su calidad de vida.

La región de Flandes es fácil de recorrer y no muy grande. Hay muchos lugares encantadores a la salida de cualquier curva y un buen sitio para detenerse es la Brasserie Julie, a 14 km de la capital, para comer o cenar, y mejor con reserva previa, por si acaso.

Un chef con estrella

Thomas Locus, el joven cocinero del grupo de los Flanders kitchen rebels, con una estrella Michelin y por un tiempo alumno de Martín Berasategui, es el creador de la Brasserie Julie. Cerró el famoso Bistro Margaux porque no soportaba la presión de mantener brillando su estrella y ha desembarcado aquí para ofrecer el tipo de restaurante, dice, donde a él le gustaría comer. Quiere regresar a la cocina tradicional y hacerlo a un precio asequible, también dice.

El nuevo lugar no tiene mucho de brasserie, salvo porque abundan las cervezas, algo habitual en todos los locales de Bélgica. Es más bien un restaurante elegante, frío de decoración, con cocina moderna y presentaciones sofisticadas.

El menú de Brasserie Julie

Su carta es breve y de temporada. Alcachofas con crema de trufa, una quesadilla con las sabrosas gambas grises del mar del Norte, un taco sobre cama de aguacate… y hasta se atreve con una interpretación del pan tumaca: «jamón ibérico con tomate sobre pan de cristal», anuncia en el menú.

Entre las entradas hay un carpacho de ternera con buenas compañías, unos calamares rebozados que figuran en la portada de este comentario, salmón noruego con crema agria, una deliciosa anguila ahumada y los mejillones con cilantro, curry rojo y leche de coco; riquísimos.

Los platos principales incluyen solo cuatro de carne, entre los que destacan el pollo relleno al estragón y el steak tartar,  y cuatro de agua: raya, lenguado, cangrejos y rodaballo. Indiscutible la calidad de los productos, la elaboración y la presentación.

Los postres son abundantes y deliciosos, como esa especie de crema catalana típica en este país, los elaborados con quesos frescos y los que tienen el chocolate como protagonista, que son los más recomendables aquí y en cualquier sitio de Bélgica.

La carta de vinos es cara, para qué decir lo contrario, pero siempre se puede optar por un plan b en el paraíso de las cervezas.

Como muchos restaurantes belgas, Brasserie Julie ofrece un bono regalo para sorprender a quien queramos con una cena o una comida por el importe deseado; algo siempre mejor que comprar un objeto que ocupe espacio en la estantería de casa.

La Brasserie Julie está asociada con un cercano bed and breakfast, a un poco más de un kilómetro con transporte gratuito. Una encantadora posibilidad para quedarse más tiempo en la paz de ese pueblecito, Sint-Martens-Bodegem, pasear, comer bien, mimarnos como merecemos y acostarnos temprano, que en eso también son famosos los belgas.

1828384858687888scroll down

Restaurantes

Restaurantes

Yayo Daporta

Gabriela Domingo

El chef más joven de la historia en conseguir su estrella Michelin hace una cocina muy seria y con mucho sentido común. leer

Restaurantes

Felip Llufriu y Mon

Gabriela Domingo

Lo esperábamos ansiosamente desde hace un año. El restaurante Mon es ya también fonda. Si alguien no conocía aún Menorca, ya no tiene excusa. leer

Todo esto
y mucho más
en Restaurantes
+