El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Restaurantes

Café Saigón

Una dirección clave para quienes no se resisten ante la cocina vietnamita. Y con precio es razonable.

Fue el primer vietnamita de lujo en Madrid y mantiene su esencia, rica gastronomía y precios interesantes. Café Saigón es esa dirección a la que ir cuando se tiene antojo de unos deliciosos rollitos, dim sum y pato caramelizado.

Cuando se visita por vez primera, la carta resulta demasiado extensa. Cuando se suman muchos almuerzos y cenas allí celebrados suele pasar que siempre se pide lo mismo. Sería perfecto encontrar el equilibrio entre no perderse entre tantas propuestas y romper la costumbre y probar nuevos platos.

Café Saigón está en Madrid pero resulta muy creíble, tanto por apariencia estética como por cocina. Dividido en dos grandes plantas y cuenta con una llamativa escalera. Arriba y abajo, las mesas están separadas y la iluminación es en todo punto agradable. Sin olvidar, la terraza perfecta en los días de calor.

Ahora presenta cinco nuevos menús degustación en los que sintetiza influencias chinas e indochinas y que, en plena ebullición de la fusión asiática en nuestro país, sigue siendo fresca, actual y sorprendente. La base son sabores puros, contrastes e ingredientes exóticos que desprenden curiosos aromas, como los que impregnan cada día el popular mercado de Ben Thanh. Todo ello pasado por el refinamiento y vanguardismo que le otorga el haber sido colonia francesa.

Entre las propuestas hay un Menú Phô, a base de rollitos y la tradicional sopa Phô de pato, de solomillo de buey, de cangrejo o de rape a elegir; un Menú Vietnam con los platos que se toman en las casas de allí como la ensalada Mong, el pato caramelizado o el calamar picante con hoja de mostaza; y un Menú Indochina con las propuestas más cercanas a la gastronomía de esta península sudasiática como la ensalada de brotes verdes con pato y salsa de cítricos, la ternera Chempy, las gambas al curry verde o el pollo al lemon grass.

Tampoco falta un Menú Colonial con creaciones propias de la burguesía francesa en la colonia de Saigón como la ensalada de fideos transparentes con vieiras, el pato con berenjenas al curry o la hoja de loto rellena de arroz. Y el Menú Gastronómico con las especialidades más representativas y demandadas de Café Saigón como el rollito Imperial, el lomo de lubina a los cinco perfumes o el solomillo de buey a las dos pimientas.

Será difícil que los habituales a este maravilloso restaurante cambien sus preferencias, pero merece la pena probar nuevas recetas. Seguro que muchas de ellas pasan a formar parte de ese capítulo de imprescindibles. Y llegará un día en el que algunos deseemos la carta entera de Café Saigón. Llegará.

Restaurantes

Todo esto
y mucho más
en Restaurantes
+