El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Restaurantes

ESCAPADA A MÓNACO (2/3)Carme Ruscalleda acerca su alta cocina al corazón de Montecarlo

El restaurante Odyssey del Hotel Métropole de la capital monegasca, propone una selección de sus propuestas hasta finales de agosto.

Los meses de julio y agosto, la terraza del Odyssey del Métropole de la capital del Principado, se convierte al finalizar el día en un restaurante Carme Ruscalleda, la única mujer en el mundo en conseguir tres estrellas y más tarde dos veces dos en la guía Michelin. Y lo hace por medio de un menú gastronómico, así como de una interesante carta, donde modernidad y creatividad van al unísono, poniendo de relieve creaciones de la conocida chef catalana, que cuenta en su haber con siete estrellas Michelin, si tenemos en cuenta sus tres establecimientos: Sant Pau de Sant Pol de Mar y Tokio, y Moments, de Barcelona.

Estando en Mónaco estos días, me siento tentado de probar el menú de la brillante chef. Es un restaurante efímero, dentro del oficial, L’Odyssey, a dos pasos de la piscina y a pocos más del mural que diseñara Karl Lagerfeld para el Métropole, tenemos la oportunidad de descubrir la cocina de Carme, a quien este verano ha invitado Joël Robuchon, referente de la cuisine francesa e internacional, bajo cuya dirección están los restaurantes del hotel. El propio Robuchon ha apostado por la española, que aporta el toque ibérico y en concreto catalán, en la capital monegasca, donde la oferta gastronómica es variada, primando la de alta gama.

Dejándonos asesorar en cuestión de vinos por Jose, sommelier gallego que tras pasar más de un lustro en Londres ha recalado en Odyssey –buena selección de vinos españoles e internacionales–, ponemos los cinco sentidos, aunque sobre todo la vista, el olfato y de modo muy sensible el gusto, en situación de apertura, de descubrimiento. Productos frescos de calidad y de temporada. Ruscalleda añade además creatividad, con ingredientes típicos de la cocina mediterránea, dando inicio con un trío formado por un cono con tartar de buey y remolacha, un cake salado de queso y aceitunas, y un taco de ganxet, pan con tomate y butifarra.

Tras estos amuses bouche, paso al primero de los platos, un salmorejo de tomate, que en su caso le aporta fresa con langostinos, con el que da comienzo el desfile de propuestas; y al que seguirá la Brandade de bacalao, que lleva de lo más creativa: como un cuadro de Mondrian. Otro pescado presente es el lenguado, acompañado de calabacín, curry y chutney, que da pena terminar, por la exquisita combinación de sabores; para luego pasar a la pluma ibérica, que se acompaña de berenjena asada. En el terreno de postres, creatividad mayúscula con Nemo, donde el protagonismo lo tiene un helado hecho con agua salada de mar y mus de almendra, y que será coronado por el collage de chocolate Picasso.

Cantidades generosas, 4 platos y 2 postres, que se pueden aligerar, según los deseos del comensal. Y si aún quieren más, el bizcocho de Ratafía, que lo proponen también para llevar, una idea excelente sobre todo para la mañana siguiente, que resulta exquisito si bien nos despertamos, como hará quien esto suscribe. Abierto hasta el 31 de agosto de martes a sábado, por la noche, y con Christophe Cussac en los fogones, con la colaboración de la chef pastelera uruguaya Valentina Lorieto, que siguen con todo detalle el patrón de Ruscalleda, mujer autodidacta que conseguía sus tres estrellas Michelin en 2006. En el Métropole, ese establecimiento icónico en  Mónaco, para amantes de espacios más bien confidenciales, menos “ver y dejarse ver”… y el buen comer, como acabamos de comprobar.

www.abrahamdeamezaga.com

Restaurantes

Todo esto
y mucho más
en Restaurantes
+