El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Restaurantes

El Gastronómico (de La Casona del judío)

Una, solo una mesa. Y con un menú sorpresa cuya historia se descubre plato a plato.

El chef Sergio Bastard se ha propuesto personalizar al máximo el hecho de comer o cenar en su restaurante La Casona del Judío. Para lograrlo, inaugura El Gastronómico. Él recibe a los comensales y les conduce a la única mesa disponible por servicio. Solo una y con un menú sorpresa cuya historia se descubre plato a plato.

Muchos clientes sienten curiosidad por conocer a quienes elaboran los platos que, con satisfacción, degustan. Quizá, en la mayoría de los restaurantes todavía faltan pequeños gestos de cercanía. No es suficiente con salir al final y recibir palabras de halago o de desaprobación; resultaría más interesante que los cocineros acompañaran a sus clientes, les acercaran e introdujeran cada una de sus elaboraciones. Esto no quita para que la mayoría de profesionales de sala presenten (y sigan haciéndolo) los platos con todo el valor que merecen.

En su novísimo espacio, situado en la planta baja del restaurante que regenta en Santander, Sergio Bastard no solo cuenta la historia de cada una de sus recetas sino que además, las termina de preparar ante el cliente. De este modo se logra aquello que satisface a los cocineros y que, digamos, redondea su tarea: que los invitados a la mesa comprendan a la perfección el significado de cada especialidad. Ese ingrediente, ese color, esa mezcla, esa textura, esa temperatura…

Bastard practica una cocina vanguardista con un respeto absoluto por la materia prima y muestra los sabores de Cantabria a través de pequeñas historias. Su recién estrenado Menú Gastronómico (82-85 € IVA incluido) incluye platos como los Guisantes con emulsión de alga codium, pistilata y flor de caléndula o el Canelón de berza y morcilla, extracto de berza y suero de mantequilla.

A través de ellos y de otros, es fácil apreciar el amor del chef por las hortalizas, flores y hojas comestibles, que recoge de su propio huerto y de los alrededores; siempre impregnadas del aroma a mar.

El joven catalán tampoco descuida los postres. Trabaja en alianza con el maestro pastelero Antoine Latry, quien asimismo narra la historia de esas pequeñas obras de arte. Como muestra: Un paseo por el whisky, singular homenaje a Escocia. Si bien, la historia nosotros no podemos contársela. Para conocerla y saborearla, deberá tomar asiento allí. Recuerde que solo hay una mesa, para una y hasta 30 personas. Solo una.

Restaurantes

Todo esto
y mucho más
en Restaurantes
+