El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Restaurantes

Tomeu Caldentey es el referente de los jóvenes chefs mallorquinesEs Molí d’en Bou, Mallorca

Una experiencia gastronómica única e irrepetible, ideada para los auténticos apasionados de la cocina.

Con Es Molí d’en Bou se nos plantea un grave dilema: ardemos en deseos de contar la experiencia con todo lujo de detalles y al mismo tiempo no queremos desvelar las sorpresas que nos tiene preparadas Tomeu Caldentey para este verano. Estuvimos cenando en Bou en primavera, coincidiendo con el lanzamiento de su nueva aventura Concepto 2015 que festeja sus 15 añitos recién cumplidos, y si algo podemos afirmar es que lo vivido allí fue una experiencia gastronómica sublime, única y que rompe todos los moldes. ¿Para cuándo la segunda estrella, señores de la Michelin?

Un avance: se trata de una cena exclusiva para un máximo de 12 comensales. Una función en tres actos en la que la puntualidad es sagrada. Con tres cambios de escenario. Donde la reserva va a misa y no vale un desplante de última hora. Es Molí d’en Bou es cocina muy seria para, paradójicamente, disfrutar y divertirse a lo grande. ¿El mejor plan? Juntarse varios amigos, buenos gastrónomos y a ser posible “cocinillas”, para sacarle todo el jugo a la velada. Prometemos que vivirán la experiencia culinaria de sus vidas.

Para esta aventura, Tomeu Caldentey cede los trastos a su equipo, capitaneado por Andrés Benítez Manuel Pérez y cuenta con el apoyo de la compañía Protur Hotels, el complejo hotelero de Sa Coma donde se ubica Bou. Hasta allí nos vamos, cruzando media isla, para llegar puntuales a nuestra cita, 8 de la tarde, 8.30 en segunda convocatoria.

Acto I
Aperitivo en la terraza
Mientras llega el público y se instala en los sofás al aire libre, Christian, Alex, Jose y Raquel preparan y sirven las bebidas, unas almendras de Mallorca caramelizadas, palitos de coca mallorquina, un cubito de Campari con naranja, con el punto de amargor necesario para preparar el estómago ante el festín que se anuncia, “ravoles” marinas a base de alga, una aceituna frita, pura esencia líquida en un alarde de técnica perfecta, un bombón de “pa amb oli” con anchoa y emulsión de pimiento picante con alcaparra y un “cojín” de frito mallorquín.

Acto II
La cocina más cercana
Como bien dice Andrés Benítez, jefe de cocina de Bou, “os queremos acercar nuestro mundo, que veáis nuestro trabajo y viváis la cocina en directo; y que nos divirtamos juntos.” Recogemos el envite y nos lanzamos gustosos a presenciar la obra. Y a participar. En el menú: un “toma pan y moja”; el clásico “cocarroi” mallorquín de cuchara, reinventado; una alcachofa deliciosa a más no poder, a la brasa y con arenque; un revuelto de espárragos sorprendente; una ostra con caviar y almendra; gambas rojas de Cala Ratjada en esencia, espectaculares, y que dan mucho juego al comensal; una espléndida, sublime, cigala flambeada al licor de hierbas; la “morena ibérica”, otro trampantojo increíble de Tomeu Caldentey; un pichón con remolacha donde la remolacha, de simple tubérculo se transforma en encurtido exquisito. ¿Pensábamos que esto se acababa? Nada de eso, llega el

Acto III
Vuelven los clásicos
Esta es la demostración de que cuando algo es realmente bueno, no podemos decir “basta”. La paletilla de cordero de la isla, asada lenta, muy lentamente, y acompañada de ñoquis al queso de Mahón y cebolleta, es insuperable. Y el famoso canelón de Tomeu, inventado en 2001, tiene tanto éxito que no desaparecerá nunca de la carta, o al menos eso deseamos. A este canelón le damos más que un 10. Para los que no puedan acercarse a Sa Coma, que no desesperen: figura también en la carta del nuevo Taronja Negre en el Club de Mar de Palma.

Y si un plato ha gustado mucho, ¡se puede repetir! Estos mallorquines parecen vascos.

Antes de los postres llegan los quesos: de Mahón, manchego, gallego y un Stilton antológico. Cada uno acompañado de su pan especial y su contrapunto dulce. Y entre queso y queso, un gazpachito de fresa para aligerar y cambiar de sabor. Y los postres: una trilogía de fresa, un daikiri también de fresa y las etapas de la almendra. Más los bomboncitos deliciosos con el café: con leche y Baileys, esfera de naranja, negro al curry…

Entre los vinos seleccionados por Manuel Pérez, un Pins Couchés 2013, un Navazos-Niepoort 2010, La Caprichosa 2012, Guitián Barrica 2011, Aljibes 2011, un Museum Reserva de 2009, un Honeymoon 2014 y el Giorgi Malvasia dolce 2013.

Han sido quince platos, quince, que sintetizan el buen hacer de Tomeu Caldentey y su equipo y cuentan historias de Mallorca. Impecables el trato, el servicio, el producto, la técnica, la creatividad. Sólo le pondríamos un “pero” a este restaurante: de todos los lugares maravillosos que existen en Mallorca, Sa Coma no es precisamente el más bonito. Ni Protur se encuentra entre nuestros hoteles favoritos. Pero qué más da. Todo pasa a un tercer plano cuando se trata de cenar en Es Molí d’en Bou con Tomeu Caldentey y su fantástico equipo.

Concepto 2015: de martes a sábados, solo noches, da comienzo a las 20.00-20.30 horas.
Precio130€+Iva/180€+Iva con maridaje.
El sábado a mediodía hay un regreso a los clásicos, para aquellos que prefieren un menú más tradicional con los platos “de siempre” de Tomeu Caldentey.
Precio 65€/90€ +Iva con maridaje.

Restaurantes

Todo esto
y mucho más
en Restaurantes
+