El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Restaurantes

Célebre por su obrador y delicias como los cruasanesFonty, ahora también restaurante

Marie Valdez comparte su forma de entender la gastronomía, y no solo la pastelería, con la apertura de un restaurante en la madrileña calle de Juan Bravo.

Hace apenas dos años, la buena fama de los cruasanes de Fonty consiguió que fuéramos multitud quienes, con curiosidad, nos acercamos hasta la calle Castelló, número 12. Posiblemente, la mayoría regresó porque se habían agotado, una vez más, o porque sencillamente la pastelería de Marie Valdez lo merecía y lo merece. Ahora, las miradas se vuelven hacia la segunda apertura de la firma, esta vez en Juan Bravo y en forma de restaurante. 

Es un concepto informal, un establecimiento en el que comer casi a diario porque ofrece un menú continental. Es decir, cocina equilibrada y sencilla, preparada con mimo. En cada temporada, la carta varía en función de la materia prima porque la calidad y frescura de ésta es uno de los valores fundamentales. Son propuestas de carácter internacional, con influencia francesa e italiana, y también con toques picantes e influencias de América Latina y Asia.

Son especialidades como los blinis con salmón ahumado y nata agria, el ossobuco de ternera con polenta cremosa o la tosta de la casa (pan de campaña, tomate asado, jamón cocido, champiñón portobello asado, huevo pochado con salsa bearnaise), entre otras.

Si el objetivo del primer Fonty fue rescatar la tradición de los maestros pasteleros, panaderos y restauradores de antaño y reinterpretarla con técnicas modernas, el segundo quiere convertirse en un espacio confortable en el que darse cita en el día a día, sin buscar grandes excusas. Por eso, también es café, y los dulces de la casa tienen, cómo no, cabida. La próxima vez, no olvide probar la tartaleta de limón.

Además, cada sábado y domingo, tanto en esta dirección como en la primera, proponen brunch. De factura neoyorquina, incluye platos como los huevos benedictine con salsa holandesa o la hamburguesa clásica americana, con brioche con semillas de amapola y ajonjolí negro y blanco, elaborado artesanalmente. Entre los toques franceses, destaca el crepe de pechuga de pollo y champiñón salteado con salsa Mornay.

La oferta se completa con una amplia variedad de cócteles y vinos y, por supuesto, deliciosos semifríos, tartas y algunas novedades para celíacos.

Porque Fonty no abandona los placeres sencillos, como el de un buen cruasán, visitar su nuevo restaurante es una opción interesante.

Restaurantes

Todo esto
y mucho más
en Restaurantes
+