El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Restaurantes

Es un pequeño restaurante de Chueca, en MadridGioia, un gran tiramisú (y más)

Es la casa del piamontés Davide Bonato, una dirección para visitar periódicamente y disfrutar a lo grande.

Aunque rechazamos de pleno las etiquetas de ‘el/la mejor…’, confesamos que hemos estado tentados de afirmar que el tiramisú de Gioia es el mejor de Madrid. A lo que sí nos atrevemos es a señalar que sí es el mejor que nosotros hemos probado en los últimos tiempos. Pero no debe esperar al postre para disfrutar de una grandísima experiencia culinaria. Porque aquí la cocina realmente es de altura. Compruébelo, y antes de salir por la puerta, querrá volver.

La oferta gastronómica de este pequeño restaurante es magnífica. Y el ambiente es muy de pequeña familia: cercano, relajado, cautivador. La decoración está al margen de pretensiones estéticas porque lo que importa es lo que se saborea. Se trata de la apuesta del chef Davide Bonato, originario de Piamonte. Él domina las pastas, maneja con maestría la trufa y ahora introduce pizzas. Sí, algo que para muchos (y no se equivocan) sigue siendo sinónimo máximo disfrute.

Hablaremos en primer lugar de las nuevas seis pizzas. Las elabora con una masa clásica tradicional a partir de harina Caputo con una fermentación de 48 horas y cocida en un horno de piedra, recién incorporado en el establecimiento. Sobre la masa: trufa, burrata, tomates confitados, espinacas o, como toque español, anchoas, guindillas o ibéricos.

Por otro lado, la temporada de invierno trae más novedades como “Battuta a Coltello 2.0 Davide Bonato” , esto es, un solomillo de “fassona” piamontesa cortado a mano con huevos de codorniz, canónigos, suave crema de leche de cabra y láminas de pan negro al carbón activo. Hay más, también los “Ravioli di Coda di Manzo”, caseros y rellenos de rabo de ternera en su salsa con boletus y sobre crema de calabaza. Confesamos que es uno de los platos que, a buen seguro, permanecerá largo tiempo en nuestra memoria. Es, simplemente, exquisito.

Como lo son, qué duda cabe, una receta tan representativa de la cocina italiana como “Il Vitello tonnato”, y la suave salsa de mahonesa, atún, anchoas y alcaparras; “L’uovo morbido”, de obligada degustación para quienes adoran la trufa. Para ellos, también, “I tagliolini al tartufo”.

Queremos compartir dos últimas sugerencias: el lomo de vaca vieja con maduración de 40 días y el atún rojo. Este último está acompañado de una inesperada y suave vinagreta a base de vinagre balsámico, salsa de soja y jengibre; la textura, temperatura y sabor es perfecta. Es muy recomendable pero como todo en la carta de Gioia. Sin pasar por alto la oferta de vinos.

Nos rendimos sin condiciones ante el tiramisú, como asegurábamos al inicio, por lo que otro día será preciso reservar mesa y probar otra de nuestras debilidades personales: la pannacotta. Pero también los cannoli, il gelato… Dado que Gioia es una grata sorpresa, una verdadera joya, como indica su nombre, anótelo entre sus prioridades. Nos lo agradecerá.

Restaurantes

Todo esto
y mucho más
en Restaurantes
+