El Hedonista El original y único desde 2011

“¡Si uno conociera lo que tiene, con tanta claridad como conoce lo que le falta!”. Mario Benedetti

Menu abrir sidebar

Restaurantes

La Terraza del Casino

Cuando se alcanza el dominio de la técnica, solo queda dejar boquiabierto al comensal. Y Paco Roncero sabe cómo hacerlo.

En los trabajos, se puede caer en la rutina. (Fácilmente). Y entonces llega el aburrimiento. Incluso la frustración. La mejor forma de combatirlos es procurar ir un poquito más allá, abrir otras puertas… Paco Roncero posiblemente sepa todo lo que debe –y necesita- saber y, lejos con conformarse, él sí va un poquito más allá. Y así, en La Terraza del Casino, consigue lo más emocionante: dejar al comensal sin palabras.

El Hedonista lo vivió y no pudo reprimir, plato tras plato, un enorme: wow. Sí, esa onomatopeya que traduce mil y una impresiones; las que cada una quiera: bonito, rico, inesperado, alucinante… La visita tuvo lugar a mediodía; y enseguida surgió una pregunta: ¿Cómo será llegada la noche? Porque de día la luz natural ensalza la belleza del escenario. La decoración, firmada por Jaime Hayón y con un punto onírico, propio de Alicia en el País de las Maravillas, incrementa más su encanto. Y cualquiera de esas mesas, vestidas con impecable ropa, es el lugar perfecto para charlar, reír, compartir impresiones y guardar silencio cuando llega cada plato.

 Llega como merece: precedido por una corte de camareros sumamente profesionales que recitan, con delicadeza, lo que sus compañeros de cocina dejaron escapar… Sí, el Casino ostenta una pátina de otro tiempo y en su interior se observan unas normas, pero, como suele suceder en los grandes restaurantes, quienes allí trabajan hacen que todo resulte natural. De principio a fin, también cuando María José Huertas, la dulce sumiller, sugiere un madrileño vino llamado La Bruja Avería. Y la elección, claro, es la que debía ser para ese momento y ningún otro.

Paco Roncero, y equipo, firman propuestas sutiles. Acompañadas de mucho color, belleza y algún que otro trampantojo, pero con sabores auténticos, texturas fascinantes y temperaturas adecuadas. Empezando con su ya mítica Mantequilla de aceite de oliva, que confirmó hace tiempo que el discípulo de Ferrán Adrià iniciaba el vuelo en solitario. Y continuar con una lista casi interminable de bocados: Filipino de chocolate y foie, Pulpo a la gallega, Ajoblanco, Pescaíto frito con mahonesa de mojito, entre otros. Son platos que denotan que Roncero ha recorrido -posiblemente con sus zapatillas de running, de las que ya no se separa- y probado medio mundo en busca de la inspiración. En este 2013, destacan, sin duda, los guiños exóticos.

No diremos más porque en El Hedonista adoramos abrir el apetito y dejar una puerta abierta a la sorpresa. En La Terraza del Casino, que defiende día a día sus dos estrellas Michelin y que resulta naturalmente cautivador, se multiplican.

Etiquetas

Restaurantes

Restaurantes

Culler de Pau

Gabriela Domingo

“Cocinamos el paisaje”. La ría de Arousa y la huerta dan todo el sentido a la cocina creativa, perfeccionista y fiel a las raíces gallegas de Javier Olleros. leer

Restaurantes

El brunch en Poncelet Cheese Bar

Mar de Alvear

El queso, el buen queso, siempre apetece. Y un desayuno tranquilo, en domingo, cuando no nos apremian mil tareas, en torno a este producto, nos parece un plan redondo. La dirección que presenta esta interesante opción es, naturalmente, Poncelet Cheese … leer

Todo esto
y mucho más
en Restaurantes
+