El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Restaurantes

Muy cerca del Parque del Buen RetiroLa Vanduca

Atmósfera relajada y cocina mediterránea.

Después de los excesos navideños, deseará no tener apetito en una larga temporada, sepa que es imposible. Mucho más, si en Madrid abren restaurantes como La Vanduca, con V, con una carta que pasa por platos mediterráneos y que apetece de principio a fin. 

Por mucha culpa que sintamos hoy, no deberíamos dejar de disfrutar de eso que tanto nos gusta por estos lares: reunirnos ante una buena mesa. La clave es apostar por recetas apetecibles como las ideadas por los hermanos Van Dulken Calleja, de ahí el juego de palabras Van-du-ca.

Ellos cuatro -Blanca, Enrique, Inés y Juan- son propietarios de esta nueva dirección, a un paso de la calle Serrano y a dos del Parque del Buen Retiro. Son apasionados del buen comer, algo que ya demostraron en Gorki, fórmula que durante años ocupó el mismo local. Si bien, en La Vanduca, de estética fresca y luminosa, se sienten más libres e inspirados para ofrecer lo que más le gusta. Y dado su origen malagueño, imprimen dicho acento a la propuesta.

Para llevar a cabo el proyecto, han contado con el asesoramiento del cocinero Sergio Pérez  e Iñaki Antoñanzas, que ha pasado por diversos establecimientos de Londres, Camboya, Vietnam y de Madrid, es quien materializa las sabrosas ideas.

Hablamos de ensaladilla con ventresca, salmorejo con su guarnición, ensalada de tomate ibériko de Almería, hamburguesa de buey con queso payoyo de Cádiz, mollete de Antequera con pringá y langostinos en tempura oriental, entre otras especialidades.

Como puede intuir, querido lector, es cocina de siempre, sin demasiados adornos ni etiquetas sofisticadas. Son platos reales y que convencen como la ensalada de pimientos y ventresca, la menestra de verduras de temporada, las croquetas o las tortillas de patata, de queso azul y con el toque de la trufa.

Si usted no siente culpa por lo comido y bebido en Navidad, enhorabuena, y atrévase con los ravioles de cochinillo o con las albóndigas de la casa. Y si siente debilidad por los guisos y platos de cuchara, posiblemente, le guste y sorprenda el pote de castañas, es decir, fabada asturiana en la que utilizan castañas en lugar de alubias.

Para terminar, porque un día es un día, es altamente recomendable la torrija de pan brioche caramelizada con toffee y helado de vainilla. Sin olvidar, tartas como la de limón y merengue, o de zanahoria. No busque postres ligeros porque no los hay, de modo que, si no quiere pecar, nuestro consejo es no mirar la carta. De lo contrario, caerá en la tentación.

En cuanto a la oferta de vinos, es sencilla y con precios muy interesantes. Además de comedor y terraza en la calle Columela, La Vanduca cuenta con barra y zona de mesas altas, perfectas para tomar medias raciones, cazuelitas o unas conservas. Es decir, picar algo rápido, pero sabroso.

Lo dicho, no sienta culpa o dejará escapar suculentos restaurantes. ¡Queda mucho por descubrir y degustar!

Restaurantes

Todo esto
y mucho más
en Restaurantes
+