El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Restaurantes

Sabor, producto y técnicaLobby Market, grata sorpresa en Gran Vía

Nos acercamos a conocer la propuesta del nuevo chef de este restaurante madrileño. Su nombre, Jorge Reina. Y la disfrutamos.

Un enorme local se esconde tras el número diez de la Gran Vía madrileña. Un espacio que no esperas y una propuesta que sobresale entre la oferta gastronómica de esta archiconocida avenida madrileña. Abres la puerta y las prisas quedan atrás.

Porque uno camina por la Gran Vía y a veces cuesta detenerse a mirar a ambos lados. Frenética y abarrotada, esconde locales que bien merecen ser conocidos. Como este Lobby Market, que lleva poco más de dos años a pleno rendimiento.

La zona se presta, y casi exige, un espacio versátil que se adapte a locales y peregrinos, a deshoras y picoteos inesperados. Un acierto de barra, cuyo ambiente muta con el paso del día, permite tener siempre a mano una propuesta de tapas y raciones en horario ininterrumpido. Donde las croquetas caseras y la tortilla de patata conviven con un mollete oriental de panceta hoisin a baja temperatura y huevo de codorniz o un ceviche de vieira patagónica servido sobre limas.

Estamos en Gran Vía. Parecía informal, pero se pone serio el concepto. Y más si cruzamos el local dejando atrás esta primera escena de barra para adentrarnos en la sala, distribuida en varias alturas.

Allí nos encontramos con la cocina de Jorge Reina, nuevo en la casa, que afronta con Lobby Market su primer proyecto en solitario, tras haber pasado por fogones como los de Quique Dacosta, Club Allard con Diego Guerrero o el tres estrellas Michelin Vendôme bajo la batuta de Jorge Joachim Wissler.

Nos sumergimos en una carta larga, adaptada a cualquier demanda, en un escenario cálido de maderas, ladrillo visto, cristal y muchas plantas. Y platos llenos de sabor donde no faltan los productos de temporada, como unos delicados huevos ecológicos con setas.

Pescados como la lubina al horno con tupinabo y sus maderas o carnes como un delicioso y meloso jarrete ibérico con patatitas provenzal y salvia. Unos langostinos tigre tempurizados con salsa kimuchi sobre la mesa pusieron de manifiesto que aquí también se puede viajar a través del gusto a otros lugares.

Como viajamos con el dulce, por contrastes, frutales y mimosos en la boca, a golpe de ganache de chocolate blanco con fruta de la pasión y mango.

Es una carta fresca y de producto, que incluye un interesante menú degustación que Jorge Reina ha confeccionado para acercar los sabores de su cocina a través de diez de los platos más representativos. También cuenta con menú de mediodía.

Restaurantes

Todo esto
y mucho más
en Restaurantes
+