El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Restaurantes

Diego de León, en Madrid, es la nueva ubicaciónLuis Arévalo reinventa Kena

El chef peruano, que nos descubrió esa maravillosa palabra llamada nikkei, y su sabroso contenido, encuentra un espacio creativo a medida.

Desde que llegara a nuestro país, ha dado muchas vueltas. Comenzó desde abajo en uno de los japoneses más prestigiosos de la capital. Aprendió, observó y tuvo ojos y oídos bien abiertos. Se empapó como una esponja y luego, con todo lo que guardaba en su interior, que no era poco, comenzó a dar sus primeros, y firmes, pasos en solitario. Él es Luis Arévalo, creador de Kena, ahora mucho más cerca de todos, en el Barrio Salamanca. Ahora más suculento y sorprendente que nunca. 

Silencioso, detrás de la barra, es uno más de su equipo. Cuando habla, no eleva el tono de voz. Es sutil, como lo son cada una de las recetas que salen de su cabeza y de sus manos. Poner un pie en Kena siempre fue un placer, allá donde estuviera, pero lo cierto es que su nueva ubicación, en el número 11 de la madrileña calle de Diego de León, ha sido la decisión estratégica correcta.

Porque ahora no hay que buscarle en un lugar apartado, porque ahora cuenta con más mesas y porque cuando se siente debilidad por lo que hace un determinado chef, son muchos los que siguen sus pasos allá donde vaya, pero sí, estando más cerca, es posible que nuevos públicos también se lo descubran. Y que entonces, le rindan fidelidad.

Arévalo se adivina meticuloso, un observador paciente, como decimos, silencioso. Trabaja, trabaja y trabaja. Y consigue, para nuestra fortuna, convencer y deleitar. Practica alta cocina a partir de dos puntos de referencia, Japón y Perú, con todo lo que de bueno tienen ambas tradiciones, y consigue que sea exquisita, pulcra, refinada.

Si alguien desea entender la sutileza que pruebe los platos en los que apuesta por el picante. En el paladar sentirá su fuerza o su suavidad, un vaivén exquisito, y esa necesidad imperiosa de querer más. Una buena muestra es el ceviche tibio de corvina, nada que ver con la idea que tenemos de esta receta. Maravilloso. Como delicadas y adictivas pueden llegar a ser las ostras con ponzu de rocoto o la caballa en escabeche.

Tiraditos, sashimis, chirimboros, tempuras, usuzukuris, gyutatakis, nigiris y el mítico chupe de gamba roja que se convierte en un ramen. Y también anticuchos de carabineros, tallarines de calamar y almejas, la reinterpretación de guisos caseros en dumpling, el sancochado y el shabu shabu. Mucho cilantro, ají y curry. En definitiva, el comensal acaricia la fantasía de continuar degustando estos bocados durante horas y horas. O día sí, y día también.

Si los vinos despiertan interés, recomendamos solicitar el maridaje al sumiller. La carta recoge cerca de 40 vinos generosos, champagnes, blancos y tintos. Verá como la delicadeza de la cocina nikkei de Luis Arévalo encuentra parejas muy interesantes, que parecen hechas a medida. Y sí, atrévase a comenzar el almuerzo o la cena con un cóctel. Aunque, eso sí, disfrútelo pausadamente porque los grados de alcohol suelen ser elevados.

Por último, un apunte a la decoración de su nuevo espacio creativo. Nacho García Vinuesa y su equipo han construido un espacio coherente con la forma de ser y de cocinar de Arévalo. Nada distrae, porque la estética es moderna y sobria. Kena es un lugar agradable, en el que se crea una atmósfera especial, pero en el que importa, ante todo, la gastronomía.

Dicho esto, nos queda felicitar a Luis Arévalo por su nuevo paso en la historia de ese maravilloso concepto llamado Kena. Le seguiremos de cerca, como siempre.

Una respuesta a Luis Arévalo reinventa Kena

  1. Sandra Jimenez Osorio dijo:

    Qué buen artículo … El Hedonista!!!
    Enhorabuena a Luis Arévalo por la constancia de su trabajo y su compromiso con la excelencia

Restaurantes

Todo esto
y mucho más
en Restaurantes
+