El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Restaurantes

Nikkei 225, más allá de la fusión

Probamos la nueva carta, obra del chef madrileño Diego Benito.

El que fuera máximo estandarte de la cocina de fusión japonesa y peruana, de ahí su nombre Nikkei 225, emprende una nueva andadura de la mano del chef Diego Benito, donde las fronteras desaparecen para ofrecer al comensal una gastronomía máxima, llena de matices y de imaginación, donde la apuesta por la originalidad da paso a platos con carácter de clásicos.

Diego Benito se lo pasa en grande en los fogones y eso se nota en su manera de hablar y explicar los platos, en su forma de dar la vuelta y enredar con los ingredientes y en esa inquietud que le obliga a probarlo todo y a ir un paso más allá. No es fácil llegar a uno de los restaurantes más afamados de la ciudad de Madrid y conseguir mantener esa esencia que le ha llevado a la cúspide, dotándolo de una mayor perspectiva, de una visión global. Tímido pero entusiasta, este chef madrileño cuenta ya con una trayectoria impresionante, de toda su experiencia resaltan sus primeros años en Nodo con Alberto Chicote (a quien considera su principal maestro), su paso por Alboroque con Andrés Madrigal y su última etapa, antes de Nikkei 225, en el japonés de tendencia en Londres, Zuma.

Entrar en Nikkei es llegar a un salón de tonalidades blancas, cremas y doradas, con ese punto de elegancia moderna que tan bien sabe pintar Ignacio García de Vinuesa en sus proyectos. Situado en el Paseo de la Castellana, la luz inunda este local, que cuenta además con un staff de sala de lo más profesional y cercano de todo Madrid, no solo te atienden sino que también te miman, sin agobios y eficazmente. Pocas veces uno disfruta de una comida en la que los comensales del resto de las mesas suspiran encantados por los platos que van probando, aquí sucede, lo que confiere un ambiente maravilloso lleno de sonrisas y felicidad, desde la cocina, curioso, el chef lee los rostros de sus clientes para comprobar que todo sale como él espera. Lo mas grandioso de la nueva carta de Nikkei 225, es ese acierto al introducir la gastronomía mediterránea, la cantonesa y la del Sudeste asiático en una misma coctelera cuyas reglas son marcadas por las formulas niponas, el resultado: platos sorprendentes por su creatividad y sin embargo placenteros en boca, gracias a sabores reconocibles a pesar de novedosos.

Entre sus propuestas sobresalen el gazpacho de jengibre al Raz el Hanout con picada de bogavante, almendra y caviar de aceite de oliva virgen; los langostinos Katafi, a base de pasta filo, dashi cítrico y katsuobushi, un alimento preparado a partir de bonito de altura muy típico del sudeste asiático; el ceviche de bogavante nacional con leche de tigre thai; el costillar ibérico a la pekinesa, glaseado en salsa hosin y servido en finísimos dumplings o el yakitori de pollo glaseado con aromas de sarmiento de viña. Platos que suponen un gran avance de la cocina caliente de Nikkei 225. En el apartado de sushi, destacan el de navaja a la brasa con ponzu dai-dai (una naranja japonesa muy escasa en España), el chutoro con mojo verde canario (una salsa de base japonesa con ingredientes patrios como el comino, el ajo o el orégano), el maki sándwich de soft-shell crab con mayonesa de jenjibre y chili-garlic (una suerte de versión asiática del sándwich club occidental) y el guncan de steak tartar de wagyu, ligeramente picante. En cuanto a la bodega con la que cuenta Nikkei 225, no se puede pedir más, siendo sus blancos y champagnes alas joyas de la corona. El local cuenta también con un salón más discreto y pequeño realizar celebraciones en privado.

Restaurantes

Todo esto
y mucho más
en Restaurantes
+