El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Restaurantes

Restaurante (y hotel) Regueiro

El negocio de Diego Fernández o cómo sentirse en casa y no querer volver de Asturias.

Cualquier motivo es justo para escaparse a Asturias. El Hotel Regueiro y su restaurante homónimo, con el chef Diego Fernández, son hoy nuestro destino. Descanso y mesa, sencillamente perfectos.

La huella del pasado perdura en la memoria de los asturianos. Y también en la forma de sus pueblos. Aquí y allá se descubren maravillosas casas de indianos, de quienes, osados, cruzaron mares y océanos para labrarse un futuro. Una de ellas está ocupada por el Hotel Regueiro.

Fue construida a mediados del siglo XX y, en el momento presente, mantiene la bonita y sencilla decoración original. Apenas alberga 10 habitaciones, tiene, por tanto, el encanto de un hotelito en el que sentirse como en casa. Y ser tratado como parte de la familia, de forma cercana y natural.

Es, como suele suceder en Asturias, un destino con suficiente encanto como para no precisar nada más, pero dado que se encuentra muy cerca del antiguo puerto ballenero de Puerto de la Vega, y el entorno natural es de ensueño, es preciso salir al exterior, pasear, disfrutar de la naturaleza, e incluso, practicar algún deporte o actividad.

Ya de vuelta o para los realmente perezosos (¡Ay, bendita pereza!), la zona ajardinada del propio establecimiento invita a desconectar, tomar un libro de la biblioteca y dejar pasar la tarde sin mayores preocupaciones que desvelar la trama de la novela.

Hotel Regueiro mima la gastronomía en el restaurante de idéntico nombre. Allí, el joven Diego Fernández presenta una sabrosa cocina de mercado, con base tradicional y tintes creativos.

Obsesionado con el equilibrio de sus platos, siempre procura emocionar al comensal. Busca la sencillez y no entiende la tradición sin innovación. Cuenta con el Menú Regueiro (32€) y un Menú Gastronómico (55€). En la carta, clásicos como las croquetas cremosas que varían según el día; pescados del Cantábrico como la merluza o el salmonete “con su mejor guarnición” o el tradicional pitu de caleya. Y si el comensal no se decide, el chef propone un menú a medida, según mercado, que por tan solo 39€ incluye dos entradas individuales o a compartir, un pescado fresco del día, una carne y un postre.

En Regueiro, tanto en el hotel como en el restaurante, sentirse uno más de la familia resulta reconfortante. Algo que supone un convincente motivo para regresar muy pronto.

Restaurantes

Todo esto
y mucho más
en Restaurantes
+