El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Restaurantes

Nueva e interesante dirección en MadridSkull St. tiene rollo (canalla)

Adictos a la ensaladilla rusa y a las croquetas, bienvenidos a una taberna en la que sentirse realmente feliz.

Se autodenominan ‘bareto’ y nosotros sentimos no estar de acuerdo. Ahora bien, dejemos que pase el tiempo, que transcurran mil historias y que se beba y se coma tan bien como en sus primeros meses de andadura, y nosotros seremos los primeros en afirmarlo. Hablamos de Skull St. 

Nos gusta y sabemos que gustará a quienes una carta extensa no seduce. Porque la suya recoge apenas 20 platos; sin duda, son más que suficientes cuando todos resultan apetecibles. Esta nueva dirección en la madrileña calle Barquillo, a un paso de Las Salesas y a otro de Chueca, y de la Gran Vía, presume de taberna con alma revolucionaria y viajera. Y dado que su estilo es el de tasca consagrada al tapeo honesto y sin florituras, Carlos Núñez, su creador, varía la carta semanalmente.

Núñez, de origen pontevedrés, apuesta por un formato que tiene mucho que ver con la taberna tradicional gallega; esto es, la recuperación de recetas de toda la vida, los productos típicos de su despensa (como las zamburiñas, el pulpo o la ternera) y elaboraciones típicas como la empanadilla. Ahora bien, él y su equipo imprimen rollo (canalla) y lo llevan a su terreno.

En Skull St. se impone compartir platillos porque apetece y porque está alejado de corsés. A elegir: 17 propuestas saladas y tres postres. La barra es protagonista, aunque hay mesas para quienes lo prefieren, y la cocina es a la vista. De ella salen propuestas imprescindibles como la suave y rica ensaladilla rusa con polvo de mojama, las croquetas tempurizadas de sepia y gamba o la lasaña de zamburiñas gratinada al horno. Atención, también, a los chipirones y al cangrejo de concha blanda con verduritas encurtidas y en pan de cristal. Ambas propuestas son altamente recomendables.

Hablábamos de los viajes como inspiración y prueba de ello son recetas como el saam de pulpo con salsa de aguacate y lima, el marinado de pescado de temporada con huancaína cítrica, el sándwich cubano, las empanadillas de criollo con idiazábal o el steak tartar con jalapeño, encurtidos y pico de gallo, que se presenta sobre una crujiente coca de pan.

Y sí, querido lector, debería dejar un hueco a los postres porque la tarta de queso Gamoneu no admite un no como respuesta.

Otro dato a tener en cuenta es la coctelería. Se trata de una invitación para aquellos que saben que las cañas bien tiradas y el vino siempre funcionan pero que también lo hacen unas mezclas a medida. Precisamente en Skull St. los cócteles (con y sin alcohol) están pensados para armonizar con los platos. Y de esta manera salir de la zona de confort de la cerveza, el tinto o el blanco, y explorar otras posibilidades. ¡Larga vida a los baretos!

En cuanto al precio medio, por supuesto que todo depende del apetito y de la sed de cada uno, pero se puede situar en los 20-25 euros.

Restaurantes

Todo esto
y mucho más
en Restaurantes
+