El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Restaurantes

Está de moda, pero no es un mero escaparate. Se come bien.Tatel

Un concepto gastronómico con vocación internacional. Su razón de ser: la cocina y estilo de vida españoles.

Insistimos: en Tatel se come bien. No podía ser de otra forma, contando entre sus filas con el chef Nino Redruello. Entretenido como está con sus propios restaurantes (La Gabinoteca, La Ancha y Las Tortillas de Gabino) y dado su carácter perfeccionista y honesto, el joven acepta el reto de asesorar la carta y deja el listón realmente alto. De lo contrario, no lo haría. A su lado se encuentra, cómo no, su mano derecha, Patxi Zumárraga.

Tatel es un concepto muy estudiado para convertirse en un negocio brillante. Este primer establecimiento se puede definir como el banco de pruebas de los que vendrán en el futuro y que ocuparán, según sus impulsores, diferentes puntos del mundo. Entre los primeros destinos, se barajan EEUU, México e Inglaterra.

Detrás de la idea, se encuentran los creadores de Ushuaïa y Blue Marlin Ibiza. Hablamos, por tanto, de un proyecto con vocación internacional que pretende llevar la cocina española de calidad y actualidad, es decir la que ahora convence y entusiasma, fuera de nuestras fronteras. Eso y nuestro estilo de vida.

Gran actividad.
Llama la atención el incesante movimiento en sala. No es de extrañar cuando la capacidad es para 225 personas. La actividad parece no detenerse: unos comienzan el almuerzo mientras otros pasan a los cafés y a la sobremesa, y a quien acaba de entrar. Es así porque el público ha respondido y de hecho, desde su reciente apertura, es difícil encontrar mesa durante el fin de semana.

El ambiente es informal, el servicio diligente y natural; la gran máquina que existe detrás de un restaurante -cocina, sala, barra, recepción, incluso la atención en los baños, sí, en los baños-, aquí no falla.

Cocina sobresaliente.
Y sobre todo, seamos sinceros, funciona la parte culinaria. La carta es amplia, ligera, divertida, de producto y con gran protagonismo de lo ecológico. Quienes conocen el sello de Redruello y Zumárraga, lo reconocerán. Desarrollan recetas tradicionales, pero como ellos saben, con un toque muy actual y ocurrente.

Son entrantes como las croquetas de leche fresca, los calamares de anzuelo a la andaluza o la exquisita ensaladilla rusa de cigalas. Destacamos los boquerones limpios al ajo y fritos al revés que se terminan de preparar en la mesa. También los callos a la madrileña; el arroz seco y limpio de mar; la lubina confitada y, muy especialmente, con la milanesa de ternera San Román, un filete muy fino y empanado que se termina de preparar en la mesa rompiendo un huevo cocinado a baja temperatura y añadiendo trufa. Sin olvidar, esa debilidad llamada steak tartar de solomillo.

Porque los chefs, los buenos, con frecuencia consiguen que sus platos les representen y por ellos son recordados, Nino Redruello llega con algún plato estrella de sus otras casas. Véase, la tortilla trufada, la misma que, desde hace tanto tiempo, deleita a los fieles clientes de Las Tortillas de Gabino.

En el apartado dulce, resulta excepcional el flan de queso brie. Y cómo no, la tarta brutal de chocolate. Ante este último postre no solo el nombre advierte de su tamaño e intensidad, también lo recalca el camarero. ¿Y qué decir de las natillas con merengue y galleta o de la tarta de buñuelos de crema…? Pues que es una maravilla encontrar postres reales, recetas tradicionales, sabores verdaderos y que tantos recuerdos despiertan.

En cuanto a la bodega, la completan más de 150 referencias. En Tatel se entiende el ocio de principio a fin. Por ello, no han dejado fuera del concepto la barra de coctelería y la selección de más de 200 referencias en lo que a ginebras, rones y whiskies se refiere.

Rostros conocidos.
Tras describir su propuesta gastronómica que, en nuestra opinión, es lo realmente importante, diremos que Tatel está de moda porque detrás del proyecto están rostros conocidos. Cuenta con tres figuras de relevancia pública como embajadores de la marca España. Se trata de Rafa Nadal, Pau Gasol y Enrique Iglesias.

Sobre este punto, se pueden sostener opiniones divergentes, pero lo nuestro es el buen comer y Tatel no falla. Sea o no un lugar de moda, la visita no es baladí.

Restaurantes

Todo esto
y mucho más
en Restaurantes
+