El Hedonista El original y único desde 2011

“No se puede encontrar la paz evitando la vida”. Virginia Woolf

Menu abrir sidebar

Restaurantes

EN EL CENTRO DE LA CIUDADTres restaurantes de hotel parisinos que merecen una visita

Del Balagan, del Renaissance Vendôme, al Schiap del Hotel de Berri, pasando por Le Grand Café Fauchon

Si en la próxima visita a la ciudad del Sena queremos descubrir algunos de los últimos restaurantes, una de nuestras sugerencias sería conocer los que hoteles renovados o recién abiertos, proponen. De los tres restaurantes elegidos, solo uno es francés 100%; los otros dos son de cocina hebrea e italiana. Una buena manera de comenzar el nuevo año sería descubriéndolos. Nosotros ya lo hemos hecho.

Si bien Balagan, que en hebreo vendría a traducirse como desorden, pero sin su connotación negativa, lleva abierto más de año y medio, es relativamente nuevo para muchos, incluso para gran número de parisinos: las reservas en algunos casos se hacen con dos o tres días de antelación, dada su aceptación. A descubrir su Kebab desestructurado y ese pan con aceite y sal, el Frenavon, que uno no para de untar en una crema a base de yogurt y aceite de albahaca; o las mollejas acompañadas de tomates y cilantro. Cantidades generosas, en una cocina simple pero rica. Ambiente muy joven y profesional, con mayor presencia femenina y donde nos dan toda serie de explicaciones, recomendándonos si nos va o no el picante.

Le Schiap, por su parte, es un guiño a la diseñadora de moda Elsa Schiaparelli (1890-1973), que residiera en ese mismo lugar. La cocina, como no podía ser menos, es italiana y de refinamiento. La ensalada de langosta y el merluzzo son de lo más recomendables, terminando por ejemplo con un buen postre con chocolate –ahora, que es invierno–. Y todo regado por un vino ligero de Ischia, por ejemplo. Los muros del Schiap están decorados con dibujos realizados in situ por el artista Hippolyte Romain, que colaborara en la película Prêt-à-porter de Robert Altman y hasta estampa su obra en nuestro impermeable, si así lo deseamos.

Fauchon es un nombre asociado a los productos delicatessen. El equivalente de algún modo a Mallorca en Madrid. Ahora, han ido más allá abriendo en septiembre un hotel, en plena plaza de la Madeleine, donde no podía faltar un restaurante, de nombre Le Grand Café Fauchon, que es el tercero que visitamos. Luis, uno de sus camareros, que viene de otro gran establecimiento cercano, de categoría palace, nos dice que todos los productos que ofrecen son de origen francés. “Hasta el aceite”, indica. Si bien su fuerte son los postres, quedamos sorprendidos por el arroz con pulpo y navajas, así como por la pechuga de pollo orleanesa, acompañada de níscalos y apio, dos de las especialidades del chef Frédéric Claudel. Si no tenemos mucho apetito, proponen también medias porciones (a mitad de precio) de todos sus platos. Una brasserie chic frente a la gran iglesia de la Madeleine.

Los tres restaurantes seleccionados no son nada encorsetados: uno puede ir vestido de lo más casual, a pesar de estar enclavados en hoteles de categoría cinco estrellas, y tienen cartas claras, sencillas de entender, algo que se agradece. Los precios, lógicamente, varían, depende lo que se pida. Lo que se estila en Francia, es elegir una entrada y un plato, o un plato y un postre. Un día elegiremos un trío de desayunos de hotel de la Ciudad de la Luz, la comida más importante: es con la que empezamos el día y abandonamos un establecimiento hostelero, en el caso de que nos hallemos hospedados en él. Por el momento, no me queda más que desearles un 2019 lleno de calidad.

www.abrahamdeamezaga.com

Restaurantes

Todo esto
y mucho más
en Restaurantes
+