El Hedonista El original y único desde 2011

“¡Si uno conociera lo que tiene, con tanta claridad como conoce lo que le falta!”. Mario Benedetti

Menu abrir sidebar

Restaurantes

Infalible.Tse Yang y el Hotel Villa Magna

Lujo entendido como cocina tradicional de calidad. El espacio hace el resto.

Tse Yang, en el Hotel Villa Magna, es un clásico. Y es que hay platos espectaculares que solo se encuentran en este restaurante chino en el que el significado de lujo se entiende a la perfección.

Su terraza es un rincón especial, lo sabemos, pero la atmósfera del interior, es realmente única. La luz está cuidada al máximo, las mesas se encuentran a la distancia idónea y cada detalle multiplica el encanto. Los muebles, las porcelanas y los tapices hacen de él un restaurante muy sofisticado.

Nos gusta de día, y nos fascina de noche. Aunque la cocina sea la misma y los vinos mariden con la misma delicadeza, hay algo en el ambiente que es cautivador.

Si bien, captar o no este encanto, depende de cada uno. De lo receptivo e inspirado que se encuentre, probablemente, ese día. De lo que no tenemos ninguna duda es de que la carta gusta sí o sí. Es extensa y plagada de recetas tradicionales. Son imprescindibles los dim sum de langosta y el pato laqueado al estilo Pekín, no lo olvide.

Si es considerado uno de los mejores chinos de la capital es, precisamente, por el gran nivel de la cocina. Porque refleja la variedad y autenticidad de los sabores orientales. Así, brinda el placer de degustar platos tan clásicos como los rollitos de primavera o el arroz frito, y otros más novedosos como las cigalas al vapor, el rollito de lenguado o el pollo crujiente con frutas exóticas.

El capítulo de dim sum es una buena forma de comenzar el banquete. Además del citado de langosta, elaboran otros tan deliciosos como el de pato con foie gras, de txangurro, de huevas de salmón y, para aquellos a los que la trufa les apasiona, el de shitake al aroma de trufa blanca.

Para muchos otro primer plato exquisito es la sopa. La variedad de Tse Yang pasa por la de fideos de soja con pollo, la pekinesa, la wonton o la de cangrejo y espárragos, entre otras.

Como atractivo, y saludable, es el apartado de cocina al vapor. Desde rodaballo con jengibre fresco a pato al vapor con sake, surtido de setas y verduras, y hoja de loto rellena de arroz, entre otras propuestas. Estos platos, sencillos y sabrosos, son un ejemplo de una técnica usada, desde hace mucho tiempo, en el China, Japón y el sudeste asiático.

Entre los tallarines, algunos tan apetecibles como los acompañados de carabinero o con pato, y los clásicos salteados. Otras sugerencias exquisitas son la langosta salteada con jengibre y shitake, las costillas de cerdo a los cinco perfumes o el pato asado a la cantonesa.

Ante la duda, una buena elección es un menú degustación. Por ejemplo, el cantonés o el pekinés. Si se tiene más apetito o, sencillamente, se quiere celebrar que la mesa que hoy ocupa pertenece a uno de los mejores chinos de Madrid, entonces, opte por el menú gastronómico.

Restaurantes

Restaurantes

Culler de Pau

Gabriela Domingo

“Cocinamos el paisaje”. La ría de Arousa y la huerta dan todo el sentido a la cocina creativa, perfeccionista y fiel a las raíces gallegas de Javier Olleros. leer

Restaurantes

El brunch en Poncelet Cheese Bar

Mar de Alvear

El queso, el buen queso, siempre apetece. Y un desayuno tranquilo, en domingo, cuando no nos apremian mil tareas, en torno a este producto, nos parece un plan redondo. La dirección que presenta esta interesante opción es, naturalmente, Poncelet Cheese … leer

Todo esto
y mucho más
en Restaurantes
+