El Hedonista El original y único desde 2011

“Para viajar lejos, no hay mejor nave que un libro”. Emily Dickinson

Menu abrir sidebar

Restaurantes

Conocemos también Le Club SushitaUn trocito de Japón en Madrid: así se come en Madame Sushita

En menos de dos décadas se han convertido en la auténtica referencia de la cocina japofusión en España. Hablamos de Sushita.

Restaurantes de éxito hay muchos, sobre todo en este siglo en el que la cocina fusión ha experimentado un salto cuantitativo y cualitativo de gran orden. Sin embargo, ese éxito suele ser efímero para muchos y lo que realmente da valor es mantenerse en el tiempo. Eso es lo que lleva haciendo durante más de 20 años el Grupo Sushita. Cuando en 1999 Natacha Apolinario y Sandra y José Manuel Segimón iniciaron su andadura, quizá no se imaginaron (o sí, quién sabe), el tremendo triunfo que obtendrían dos décadas después en la ciudad de Madrid.

Lo que comenzó como un proyecto pionero en la fabricación y reparto de platos preparados de comida japonesa, que les ha hecho estar presente en la actualidad en más de 720 puntos de venta de las más importantes cadenas de alimentación en España, Portugal, Italia, Francia y República Dominicana, ha acabado por convertirse de manera paralela en toda una cadena de restauración de contrastado éxito.

Regreso al pasado

Tal es así, que la oferta actual contempla un total de seis restaurantes, siendo Le Club Sushita el último en sumarse a esta lista. Situado en la céntrica calle de Alcalá 63, se convierte en la apuesta “más arriesgada, alocada y divertida” del grupo Sushita. Porque escapa del tradicional restaurante (en realidad todos sus locales huyen del tradicionalismo) para convertirse en todo un apartamento setentero inspirado en el concepto ideado Karl Lagerfeld (quien (falleció durante el proceso creativo de obra de Le Club Sushita) gracias al uso de paneles de cristales, moquetas coloristas, papeles pintados que recuerdan al estilo art decó glam, mesas de mármol, sillones aterciopelados y hasta una chimenea de ladrillo blanco inspirada en una de las películas de Peter Sellers.

En cuanto a la restauración, apuestan por una propuesta gastronómica desenfadada, fresca y novedosa con una cocina non stop (da servicio desde las 12 hasta las 24 h), compuesta por más de 60 creaciones. Entre las más destacadas están sus Tapas, como homenaje a la gastronomía española pero siempre con un toque japonés, tales como las bravas de yuca, las croquetas de atún katsuobushi, la ensaladilla rusa de tartar de atún rojo, los maki Rolls de calamarcitos en tempura con tinta de calamar y alioli casero, homenajeando al mítico bocata madrileño de calamares, u otras más impetuosas como el Nigiri de mojito, la costilla de ternera a la parrilla Josper marinada en soja y con tres salsas japonesas, o el falso nigiri de atún rojo con salmorejo.

Velada en el Madame

Tras conocer Le Club Sushita, no podíamos dejar pasar la oportunidad de tener un acercamiento al cuarto restaurante del Grupo: Madame Sushita. Un espacio único en la Capital, no cabe duda, que destaca por su interiorismo: inspirado en los estándares de decoración de 1867, cuando Japón participó en la Exposición Universal de París.

Destacan las grandes estanterías rojas que presiden la entrada, justo tras la sugerente y evocadora terraza cubierta de 30 m2, llenas de libros de clara inspiración oriental, el suelo enmoquetado, la enorme chimenea y las paredes con motivos vegetales y de Art Noveau.

Cualquier rincón es apto para disfrutar de una velada apacible, ya sea en solitario, en pareja o en grupo. No hay nada dispuesto al azar, desde la cubertería y el menaje artesanales, hasta el emplatado de cada elección, una pequeña obra maestra llevada a cabo por los chefs y sushiman que trabajan el producto de manera artesanal, en vivo y en el acto.

En cuanto al menú escogido, siempre elaborado con materias primas de primerísima calidad, de la extensísima carta que ofrece, con propuestas tan sugerentes como el tataki de solomillo, cualquiera de los platos de plasta elaborados con harina orgánica, el trío de ceviches o las gyzoas de wagyu con mermelada de tomate y albahaca, nos dejamos aconsejar por uno de los expertos.

Nuestra decisión no pudo ser más acertada y, sin entrar en excesos, disfrutamos del sabor de los exquisitos langostinos en tempura, de la frescura del tiradito de dorada, del ligero picante del spicy tuna roll o la arriesgada apuesta de los maki roll en tempura. Todo para culminar con uno de los nuevos Buddha bowl del Grupo: el Fresh & Fit con el salmón, traído directamente de Noruega, como alimento principal. El toque dulce lo puso el sabrosísimo Brownie con pistachos y helado de vainilla y la deliciosa Crêpe Suzette de naranja con mousse de mandarina. Todo ello bien maridado con la cerveza ‘local’ Asahi (japonesa).

En definitiva, el Grupo Sushita no solo ha sabido hacerse un hueco en Madrid sino que ha conseguido situarse como uno de los puntos de referencia de la restauración madrileña a base de propuestas arriesgadas, locales únicos y una carta exquisita elaborada con los mejores productos y cocineros. Para cualquier reserva en sus seis restaurantes, consulta la web www.sushita.com/restaurantes.

Restaurantes

Todo esto
y mucho más
en Restaurantes
+