El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Arquitectura

Hermosa vivienda situada en las selvas de BaliCasa Origami, el paraíso balinés de Alexis Dornier

Situada en una zona densa y boscosa, la casa se proyecta con un cristal de altura completa que difumina lo interior y lo exterior.

La Casa Origami es una impresionante vivienda privada de 450 m2, en Mas, una villa situada en la selva sur de Ubud, en la isla indonesia de Bali. Diseñada por el arquitecto alemán Alexis Dornier, que ha contado con la colaboración del cliente para el diseño interior y con la ayuda del artista Jonas Ruf para la cocina.

La estructura es un pabellón revestido de madera doblada, compuesto de vigas de acero y recubierta con tejas tradicionales de madera de teca. Diversas secciones transversales de voladizo crean una secuencia de volúmenes alabeados que separan y dan carácter a la vivienda agreste en todas las direcciones.
Tal y como cuenta el propio diseñador, la distribución y orientación de los espacios maximizan la privacidad de cada habitación, y la amplia planta superior sirve como punto de todas las actividades comunes. La fachada ‘Origami’ es predominantemente abierta, que sirve para unir interior y exterior, así como enfatizar la experiencia de vivir  debajo de las palmeras en el exuberante entorno tropical de Bali.
De pie sobre un pedestal aparentemente sólido, el cobertizo da refugio de la pesada climatología tropical y del sol, al tiempo que permite el pleno disfrute, sin obstáculos de la exuberante selva que rodea los campos de arroz.
Como sugiere la lectura adicional de la casa tiene dos frentes, es decir, su lado frontal y su parte delantera, ambos convertidos en el soporte de carga, que da forma a la estructura de su cubierta. El techo es una reja de madera que permite el flujo de aire, lo que resulta muy confortable en un clima extremo, incluso en días calurosos.

Bajo la base de hormigón de piedra cubierta, que también tiene la piscina, se encuentran dos dormitorios, el loft de doble altura más bajo como sala de estar, un estudio separado y el jardín que fluye junto a un arroyo sinuoso.
La distribución y orientación de los espacios busca maximizar la privacidad para cada habitación y el espacio que se ofrece en la residencia, al mismo tiempo, invita a diferentes lugares de encuentro y actividad. Como un pueblo en una casa, los espacios forman una composición – reinterpretando la forma tradicional de vida balinesa.

Casi todas las superficies están revestidas con ‘Baligreen’ un tipo de piedra arenisca con textura rugosa. Diagonalmente cortadas en placas de piedra con espejos crean una textura son fuertemente articulado para suelos y paredes que reflejan los planos plegados techo del pabellón. Madera de teca reciclada y suelos de madera de hierro fueron incrustados en el suelo de piedra en las áreas de descanso y jugar.
Para enfatizar la sensación de estar abierta, la fachada se puede abrir ámpliamente a conveniencia, para disfrutar del espacio debajo de las palmeras en un entorno tropical.

Arquitectura

Todo esto
y mucho más
en Arquitectura
+